1. home
  2. /En la red

Wolfgang, el perro obeso que se ha convertido en un ‘influencer’ para los que quieren adelgazar

Vivía en una protectora y nadie quería adoptarle ya que pesaba más de cuarenta kilos

2 Minutos de lectura
Su peso ideal está entre 15 y 20 kilos

Cuando Erin adoptó a Wolfgang, su peso era tres veces superior a lo recomendado en un beagle de su edad

© GettyImages

Wolfgang tiene seis años y hasta hace poco vivía en una protectora mientras esperaba ser adoptado por alguien que nunca llegaba. Nadie quería hacerse cargo de él porque su peso era tres veces superior a lo recomendado en un beagle de su edad. Sin embargo, esos más de cuarenta kilos no supusieron un problema para Erin McMannis que ha convertido a este can en todo un ‘influencer’ para aquellos que se han propuesto adelgazar.

El pasado mes de mayo, esta abogada que vive en Phoenix (Estados Unidos) adoptó a Wolfgang aceptando el desafío que suponía llevarse a casa un perro obeso y hacer frente a los problemas de salud que podían llegar a corto plazo. Sin embargo, Erin ya tenía experiencia en casos parecidos: su familia había acogido a otros animales y les habían ayudado a perder peso para estar sanos.

La letrada, que no sabe nada de los anteriores dueños ni del origen del problema de Wolfgang, se puso manos a la obra para tratar su obesidad. El primer paso fue ir al veterinario para que estableciera la hoja de ruta del animal: le diagnosticaron un problema de tiroides, le proporcionaron la medicación adecuada y establecieron una estricta dieta para adelgazar de manera saludable comiendo carnes blancas y verduras.

Su progreso narrado en las redes

Wolfgang ya no pide chucherías entre comidas: “Las verduras le están ayudando a sentirse más lleno y satisfecho”. Al principio comenzaron con un pequeño reto para un perro que se pasaba la mayor parte del día tumbado: el animal debía entrar por la puerta de casa. Erin pensó que se resistiría a hacer ejercicio, pero lo cierto es que está encantado con su nuevo y activo estilo de vida. Ahora juega en el jardín con los otros perros de la familia y hace aquafitness en el veterinario: dentro de un tanque especial realiza determinados ejercicios.

El perro ha perdido más de 20 kilos y ahora pesa unos 18: para estar sano debe estar en un rango que oscile entre los 15 y los 20. Sus progresos se pueden seguir en las redes sociales ya que la familia le ha abierto una cuenta en Facebook e Instagram en la que cuentan a sus miles de seguidores cómo avanza Wolfgang. Éste se ha convertido en todo un ‘influencer’ para aquellos que se han propuesto adelgazar para ganar salud: “Su determinación y perseverancia le han convertido en un gran ejemplo que muestra lo que pasa cuando no te das por vencido”.