1. home
  2. /En la red

La casa con más adornos de Navidad no está en Estados Unidos: se encuentra en Austria y tiene 600.000 luces

La magia de los parques temáticos conquistó a Sabine cuando era una niña y ahora la recrea en su propio jardín

2 Minutos de lectura

10 de Diciembre 2020 / 18:36 CET

En Austria está la Casa de la Navidad

Sabine emplea más de medio millón de luces para adornar su casa, un decorado que necesita una inversión anual de 10.000 euros

© GettyImages

Las casas cuajadas de luces y adornos navideños se han convertido en una clásica estampa de estas fechas y la mayor parte de la gente las asocia a los barrios ubicados en las afueras de muchas ciudades de Estados Unidos. No obstante, en Bad Tatzmannsdorf, una pequeña localidad situada a unos cien kilómetros al sur de Viena, se encuentra la Casa de la Navidad de Sabine Gollnhuber. Un auténtico paraíso para aquellos que aman esta época del año.

Esta austríaca se quedó prendada de la magia de los parques de Disney de Florida y California, que visitó con su familia cuando era una niña. Esta fue la razón que la impulsó a recrear en su propia casa un parque temático navideño a imagen y semejanza de aquellos que marcaron su infancia: todo empezó con unas cuantas luces y figuras para la familia, pero su colección de muñecos fue creciendo… y ya han pasado diez años desde que su paraíso empezó a acoger visitantes cuyos donativos entrega a organizaciones benéficas.

Sabine y su familia dan la bienvenida a todo aquel que se deja caer por la Casa de la Navidad disfrazados de personajes infantiles y acompañados por la colección privada de muñecos hinchables más grande de Europa. Está compuesta por 180 figuras que han repartido por todo el recinto: la mayoría son de temática navideña, pero también hay hueco para los superhéroes y para conocidos personajes de famosas películas.

600.000 luces y unos 10.000 euros de inversión

Un espectáculo que es rematado por las casi 600.000 luces que cuelgan de la casa y de los árboles: una decoración que tardan hasta cuatro meses en colocar para que todo esté listo para la apertura de la casa, un evento que suele tener lugar la primera semana de diciembre. Los preparativos empiezan en agosto, pero Sabine trabaja casi todo el año en su paraíso navideño.

Y es que cuando la Navidad toca a su fin llega el momento de recoger todo, limpiar, reparar tanto las luces como los elementos decorativos que se han estropeado durante las fiestas y comprar nueva decoración. ¿Cuál es la inversión que destinan a la Casa de la Navidad? Cada año gastan unos 10.000 euros, de los cuales casi 2.000 son para pagar la electricidad.

La Casa de la Navidad en tiempos del coronavirus

Este año el coronavirus marca las pautas para visitar la creación de Sabine. Todos aquellos que quieran ir tienen que hacer un registro online previo o dar sus datos de contacto en la entrada. Todo esto antes de pasar por el torno eléctrico que han instalado para controlar el aforo: cuando se supera el número máximo permitido de personas en el recinto, se cierra. El recorrido está marcado y tiene una única dirección para que la gente no se encuentre de frente y, evidentemente, tanto la distancia como el gel son obligatorios en todo momento.

tags: