1. home
  2. /En la red

Una camarera viraliza el fraude de un cliente después de recibir una supuesta propina de 1.600 euros

La mujer nunca tuvo acceso al dinero, lo que la llevó a sospechar de su jefe

2 Minutos de lectura
Propina

La camarera llevaba un mal día de trabajo cuando recibió la generosa propina

© GettyImages

Emily Bauer, originaria de San Antonio, Texas, en Estados Unidos, es una madre de familia a cargo de la manutención de dos hijos, que después de dos semanas de haber empezado a trabajar como camarera en un bar de su ciudad, pensó que había recibido una muy generosa propina por parte de un cliente. El misterioso hombre pagó con tarjeta de crédito la cuenta, a la que cargó 2.000 dólares (más de 1.600 euros) como propina para la mujer, sin embargo, en el momento de que esta intentó cobrarla, se percató de que todo había sido un fraude, el cual se hizo viral en redes sociales.

De acuerdo con una entrevista dada por Bauer a la televisión local KVUE, la camarera llevaba un día de trabajo bastante duro, ya que el bar había recibido a más personas de lo normal y ella había tenido que hacerse cargo de varias mesas a la vez, lo que incluso le causó algunos reclamos por parte de clientes que no estaban conformes con su servicio. Pero en medio de lo que parecía ser un mal día de trabajo, hubo un comensal que se mostró amable y comprensivo en todo momento: “Me dijo que era dueño de restaurantes y que entendía lo difícil que era servir mesas”, contó la trabajadora.

Después de dirigirse amablemente a Emily, el misterioso cliente canceló su orden, pidió la cuenta por la única bebida que había tomado y se fue del lugar. Cuando Bauer tomó el ticket para ver si el cliente había dejado algo de propina, se llevó la sorpresa de su vida al encontrar 2.000 dólares cargados para ella, los cuales incluso estaban acompañados de una nota de agradecimiento que ponía “¡Feliz Navidad! Sigue trabajando duro”.

Dinero
Se jefe se ofreció a pagarle la propina que tanta ilusión le había hecho©GettyImages

Emily no podía creer lo que le acababa de suceder, pero más tarde se enteró de que todo había sido un timo. Cuando la entusiasmada mujer intentó cobrar la propina al final de su jornada, se enteró de que los camareros no podían recibir propinas superiores a los 500 dólares (poco más de 400 euros) por un día de trabajo, lo que aparentemente impedía al dueño del lugar darle la generosa cantidad, por lo que ella le sugirió que se la entregara racionada en cuatro días, pero el propietario le dijo que tampoco podía hacer eso debido a que el banco había rechazado la transacción del “generoso” cliente.

La historia de la falsa propina que se hizo viral

Acto seguido, el bar compartió la historia en redes sociales junto con un par de fotos del hombre, a quien se intentó localizar por todos los medios para que liquidara su deuda en el lugar, pero los esfuerzos fueron inútiles ya que, hasta ahora, no han lograron dar con él. La publicación se hizo viral y los comentarios de cientos de usuarios indignados no se hicieron esperar, ya que muchos de ellos pensaban que el fraude lo estaba cometiendo el dueño del bar y que era él quien no quería entregar la propina a la camarera.

Después de las acusaciones de los usuarios, Emily salió en defensa de su jefe, asegurando que el apenado hostelero ya incluso se había ofrecido a pagarle la propina que tanta ilusión le había hecho. “Parece que la tarjeta de crédito del hombre ni siquiera era de él y todo fue un fraude. He visto las pruebas. Acabo de hablar con mi jefe y me ha prometido los 2.000 dólares como un regalo de Navidad”, compartió la camarera en redes sociales.