Bélgica tiene la ‘solución’ para combatir la soledad en el confinamiento: el ‘compañero de mimos’

Con esta idea quieren hacer frente a los problemas mentales provocados por el aislamiento

2 Minutos de lectura

14 de Noviembre 2020 / 19:14 CET

Re-opening Continues Across Densely Populated New York And New Jersey Areas

Cada familia solo podrá recibir la visita de una persona, dos en el caso de que se viva solo

© GettyImages

Bélgica es uno de los países más golpeados por la segunda ola del coronavirus: con una incidencia acumulada récord en el continente de 1.609 casos por cada 100.000 habitantes. A finales de octubre tuvo que decretar el semiconfinamiento, cerrando sus comercios no esenciales durante un mes, toque de queda nocturno y alargando las vacaciones escolares para frenar los contagios. Y como ya ha demostrado varios estudios, el confinamiento pasa factura a los ciudadanos ante la falta de contacto social, por ello han decidido crear la figura del ‘Knuffelcontact’, o lo que es lo mismo, “compañero de mimos”.

¿En qué consiste esta iniciativa? Es una excepción a la norma de evitar el contacto físico con otras personas no convivientes. Cada persona que esté confinada podrá elegir tener un “compañero de mimos” que podrá visitar su domicilio y con el que se permitirá contacto físico. Así se consigue que en cierto modo los abrazos y besos no se pierdan en estos momentos tan duros.

Merthyr Tydfil Records Highest Number Of Coronavirus Cases In The UK
©GettyImages

Sin embargo, matizan que si en un domicilio viven varias personas, solo podrán recibir la visita de uno de ellos a la vez. Además, las personas que vivan solas podrán tener dos “knuffelcontact”, pero no a la vez.

Así lo explicó el mandatario: “Cada miembro de la familia tiene derecho a un compañero de abrazos. Las familias solo deben invitar a uno de ellos a casa a la vez. No se puede recibir otra visita domiciliaria. Hay una excepción para los que viven solos: pueden invitar a otra persona, además de su contacto de abrazos, pero no al mismo tiempo”.

Aún con esta excepción, insisten en la idea de respetar las burbujas sociales en otros ámbitos y se seguir las indicaciones y recomendaciones para reducir el riesgo de contagio.

DE HOLANDA A REINO UNIDO

En otros países europeos ya se han visto medidas parecidas, ante la preocupación de la salud mental de sus habitantes. En Países Bajos crearon la figura del “sekbuddy”, mientras que en Reino Unido, ya son sonadas las “burbujas de contención” en los hogares para permitir el contacto social durante el confinamiento.

En Italia también plantearon la opción de excluir a los amigos de las personas a las que podías ver, algo que fue completamente rechazado por los ciudadanos.

SALUD MENTAL

Desde el inicio de la pandemia, expertos han hecho un gran hincapié en la importancia de cuidar la salud mental de los ciudadanos. En situaciones como estas de aislamiento y prohibición de contacto con allegados puede provocar enfermedades mentales como la depresión, ansiedad o insomnio. La fatiga pandémica es una consecuencias directas del coronavirus que afecta a millones de personas. Principalmente por el rápido y gran cambio de vida al que se han visto sometidos: mascarillas, distancia social, evitar besos o abrazos, etc... y también la ansiedad por contagiarse e infectar a algunos de los allegados. Esta situación deriva en la fatiga que incluye síntomas como un agotamiento mental crónico, desmotivación y apatía.