123 bolitas magnéticas: eso es lo que se comió un niño de cinco años mientras veía la televisión

El pequeño estaba con su hermana de doce años cuando ingirió las piezas de juguete que tuvieron que extraerle en una operación urgente

2 Minutos de lectura

06 de Noviembre 2020 / 19:02 CET

Un niño se comió 123

El pequeño Xiao Wu ingirió las pequeñas piezas de juguete y tuvo que ser intervenido de urgencia

© Hospital Afiliado de la Universidad de Medicina de Guizhou

Palomitas, pistachos, patatas, gominolas… son muchos los snacks que podemos comer cuando vemos en la televisión un programa, una serie o una película. Sin embargo, estas no fueron las opciones que el protagonista de esta historia eligió ya que se tragó hasta 123 bolitas magnéticas mientras estaba frente a la pantalla.

Xiao Wu es un niño de cinco años que vive en la provincia de Guizhou, al sur de China. Tal y como explica RT, el pequeño estaba con su hermana de doce años y fue ingiriendo un total de 123 bolas magnéticas que quedaron alojadas dentro de su estómago. A pesar de la gravedad del asunto, no dijo la verdad a sus padres cuando éstos le interrogaron.

El pequeño aseguró que sólo se había comido una única unidad: basándose en este testimonio, el primer médico que le examinó explicó a sus progenitores que tenían razones para estar preocupados puesto que el pequeño objeto sería expulsado de forma natural cuando hubieran transcurrido unos días.

Un niño se comió 123
Los médicos aseguraron que la operación se hizo a tiempo de evitar daños graves en el intestino del niño©Hospital Afiliado de la Universidad de Medicina de Guizhou

Un total de 123 bolitas magnéticas

Una semana después no había rastro de la bolita y los padres de Xiao Wu empezaron a inquietarse así que decidieron llevarle al hospital para que le volvieran a examinar. El personal sanitario le hizo una y se dieron cuenta de que el niño no había comida una bolita: llegaron a contar 123 de estas esferas magnéticas.

El Hospital Afiliado de la Universidad de Medicina de Guizhou explicó que tuvieron que someter al pequeño a una intervención quirúrgica que duró más de cuatro horas. En ella, emplearon un equipo especializado de gastroscopia con el que los médicos pudieron recuperar del estómago del menor las 123 bolitas magnéticas que se había comido. El subdirector del Centro de Gastroenterología Endoscópica, Chen Wanwei, aseguró que si no le hubieran operado a tiempo, Xiao Wu habría corrido un grave peligro ya que las bolitas podrían haber provocado una perforación intestinal.

Un niño se comió 123
En Reino Unido se ha dado otro caso en el que el pequeño sí ha sufrido perforaciones©GettyImages

El mismo caso en Inglaterra

Eso fue lo que, precisamente, le ocurrió a Reggie Hodgson. Sus padres le llevaron al hospital porque se encontraba mal y estaba muy pálido. Ellos pensaban que se trataba de algún virus estomacal, pero los médicos detectaron que estaba gravemente deshidratado y le hicieron una radiografía para saber qué estaba pasando.

La prueba lo desveló: encontraron, dentro del cuerpo de Reggie, 19 bolitas magnéticas procedentes de un juguete utilizado por sus hermanos mayores, Harrison y Teddie. El problema es que las piezas terminaron en cuatro áreas diferentes de su cuerpo y tuvo que ser sometido a una cirugía urgente.

El daño que habían causado en su interior incluía agujeros en sus intestinos y dobleces en el citado órgano. Después de que los cirujanos lograsen extraer todos los imanes del cuerpo del niño, éste se encuentra estable en la UCI del centro hospitalario.

tags: