El sorprendente baile de estas monjas de clausura de Trujillo que es ya es todo un ‘hit’ en Internet

2 Minutos de lectura

03 de Noviembre 2020 / 13:40 CET

Las monjas dominicas demuestran que la clausura no está reñida con el sentido del humor

© Dominicos

Las monjas dominicas de clausura del monasterio de San Miguel de Trujillo, en Cáceres, han querido transmitir un mensaje de ánimo al mundo en medio de la pandemia y no se les ha ocurrido otra cosa mejor que hacerlo bailando. El hecho de que sus votos no les permitan la salida al exterior no impide que puedan bailar, por sorprendente que pueda resultar, de modo que se han aliado a las nuevas tecnologías con el objetivo de transmitir esperanza a ritmo de una canción muy especial.

Se trata de Jerusalema, nada menos que un canto místico a la ciudad de Jerusalén, presentada como el reino al que encaminarse, y a la vida. Es en realidad un tema gospel (más propios de las iglesias evangélicas) creado el año pasado y que ha pasado a ser todo un hit en los últimos meses, tras hacerse popular en muchos hospitales y convertirse en un himno contra la pandemia. La versión original, de los artistas sudafricanos Master KG (músico y productor) y Nocembo (cantante) ha superado los 200 millones de reproducciones en la conocida red social de vídeos.

A raíz de ese éxito, se ha creado el #JerusalemaChallenge, un reto viral al que se han unido miles de personas en todo el mundo, entre ellas, las monjas dominicas de Trujillo. En su peculiar versión del reto, van enseñando varias estancias del convento bailando e incluso, con rosario en mano, como hace alguna de las hermanas más mayores.

Las más jóvenes se atreven con una estudiada coreografía de clara inspiración africana, mostrando así el origen de muchas de ellas. El vídeo es todo un tesoro, pues las religiosas muestran también algunas de sus rutinas diarias, como recoger la fruta de los árboles, regar las plantas, cocinar o… ¡montar en bici estática y jugar a la pelota!

¿Qué significado entraña esta canción?

El idioma en el que está escrita Jerusalema es el venda, que se habla en Sudáfrica –como decíamos, país natal de los creadores del tema- y en Zimbaue. La letra incluye versos como “Jerusalén es mi casa, sálvame y camina conmigo, no me dejes aquí” y otros con mucho más significado, como “Mi lugar no está aquí, mi reino no está aquí”. Estos mensajes les han debido de parecer de lo más adecuado a las hermanas dominicas, pero no solo a ellas, ya que celebrities como Cristiano Ronaldo también se ha unido a la fiebre por esta canción, que sirvió de telón de fondo en una fiesta con Georgina y con algunos amigos, según recogen Los 40 Principales.

El origen del éxito rotundo de Jerusalema está en la dulzura de los niños de Masaka Kids, un orfanato de Uganda. Los pequeños se inventan, de vez en cuando, coreografías para subirlas a Internet y obtener algunos ingresos que se destinan al centro y suplir así las carencias que puedan tener. Así lo hicieron con esta canción; la diferencia esta vez es que les han seguido millones de personas de todas las naciones.