Una segunda vida para el teletexto: así se comunicaban los presos de una cárcel de Pontevedra

El ‘modus operandi’ de los presidiarios se descubrió porque uno de ellos se quejó de que la herramienta había sido bloqueada

2 Minutos de lectura

29 de Octubre 2020 / 18:53 CET

Los presos de Pontevedra lo usaban para mandar mensajes

Los presidiarios usaban las páginas abiertas para comunicarse con el exterior utilizando pseudónimos y palabras clave

© Wikipedia

Fue la BBC la primera cadena del mundo que introdujo el teletexto. A España llegó a través de la televisión pública en 1988 y dos años más tarde empezaron a incorporarlo las cadenas privadas. Aunque parece que esta tecnología ha caído en desuso, lo cierto es que el 99,3 por ciento de los hogares españoles todavía tiene teletexto y que 2,3 millones de personas consultan este servicio a diario. No extraña, por tanto, que fuera la herramienta con la que unos presos de Pontevedra se comunicaban con el exterior.

Ha sido una resolución de la Audiencia Nacional la encargada de desvelar cómo los presidiarios del centro penitenciario de A Lama utilizaban esta herramienta para establecer contacto con gente que estaba en el exterior.

La dirección de la citada cárcel detectó que los mensajes que se pueden mandar a la plataforma se habían convertido en un canal de información entre los prisioneros y lo que ocurría más allá de los muros de A Lama. ¿Cómo lo hacían? Al parecer empleaban las páginas abiertas de citas, contactos y anuncios donde se escondían detrás de diferentes pseudónimos. A la hora de escribir los textos se valían de palabras clave y de páginas y horas concretas.

Remote control and smart tv
La Audiencia Nacional ha dado la razón al centro penitenciario, que optó por bloquear esta herramienta©GettyImages

Funciones bloqueadas

El desencadenante fue la queja de un preso que protestó porque el centro penitenciario le retuvo la televisión entre 17 y el 20 de enero de 2020 y cuando se lo devolvieron tanto el teletexto como el menú estaban bloqueados. Esta ha sido la causa que ha llevado el asunto a la Audiencia Nacional y la clave para hacer público su ‘modus operandi’.

Sin embargo, la sección 1 de la Sala de lo Penal ha dado la razón a los responsables de la cárcel pontevedresa por “el riesgo de que los mensajes enviados a través del teletexto puedan constituir un medio de comunicación para el interno”. Además esas comunicaciones pueden suponer un peligro “para la seguridad del centro y de sus habitantes”. Los televisores comprados en el economato ya tienen restringida las funciones de interactividad y conectividad, pero los adquiridos en el exterior tuvieron que ser adaptados tras detectar este particular uso de la citada herramienta.

THC0024371
Los televisores que se venden en el economato estaban bloqueado, el problema llegó con los procedentes del exterior©GettyImages

Eso sí, la Audiencia Nacional ha considerado injustificado inmovilizar el menú de la televisión: “Si las funciones básicas del aparato como la selección de canales o los ajustes necesarios de imagen y sonido están bloqueadas, carece de utilidad”. Por lo tanto, han ordenado al centro penitenciario de A Lama restaurar “las funciones básicas del menú relativas a la selección de canales, y ajustes de imagen y sonido”.

El teletexto

En España el teletexto comienza en una portada (la página 100) en la que figura un índice de contenidos que se divide en secciones: noticias, deportes, servicios, accesibilidad… Sigue el modelo original establecido por TVE, una versión del que desarrolló Oracle y que en 1981 empezó a dar soporte para nuevos idiomas además del inglés. Un diseño reconocible por el uso de una paleta de colores limitada a los tonos rojo, verde, amarillo, azul, rosa-magenta, azul cian y blanco.