‘¿Os ha merecido la pena?’: la carta con moraleja incluida que un Policía ha dirigido a aquellos jóvenes que salen de fiesta sin miedo al virus

Antonio Cobo, jefe de la Policía Local de Íllora (Granada) ha querido remover las conciencias de este sector de la población tras multiplicarse los contagios

3 Minutos de lectura

27 de Octubre 2020 / 13:54 CET

coronavirus

El Jefe de Policía Local de Íllora (Granada), Antonio Cobos, ha escrito una carta para concienciar a los habitantes del municipio de lo peligroso que puede llegar a ser el virus

© Policia Local ILLORA

El Jefe de Policía Local del municipio granadino de Íllora , Antonio Cobo, está enfadado y así lo ha hecho saber en una carta que ha dirigido especialmente a todos aquellos que no se toman en serio al virus. Después de que la localidad superara la primera ola de la pandemia con tan solo seis positivos, registrando así la tasa de contagios más baja en pueblos de su tamaño, en esta segunda ola, la cifra se ha disparado y son ya más de 154 los vecinos contagiados. Es por este motivo, que el Policía muy indignado con esta situación ha hecho un llamamiento a la responsabilidad social, a la vez que culpa a los jóvenes de la localidad que participaron en fiestas ilegales de ser los responsables de que los positivos se hayan disparado.

“Varios de los últimos focos en Íllora se deben a reuniones y concentraciones de grupos de jóvenes, entre ellos una fiesta en la que estuvieron fumando en cachimbas, en una fiesta en un domicilio y otro foco proviene de una fiesta en un cortijo”, escribe Antonio Cobo. “La inconciencia de estos jóvenes ha provocado la expansión del virus en el pueblo y entre sus familiares y amigos, algunos de ellos mayores que son los más afectados. Hoy (por el viernes) se ha dado el mayor número de positivos desde que comenzó la pandemia y todo indica a que la situación va a ir en ascenso en los próximos días, ¿De verdad os ha merecido la pena?” añade el Policía en una larga misiva que se ha hecho pública a través de las redes sociales.

coronavirus
Mientras que en la primera ola de la pandemia los vecinos contagiados en la localidad granadina de Íllora solo fueron seis, en esta segunda ola los positivos han superado los 150©Policia Local ILLORA

Con el principal objetivo de remover conciencias y de hacer consciente a este sector de la población de que por un rato de diversión se pueden llevar por delante la vida de sus seres queridos, Antonio continúa diciendo: “Se que soy un corta rollos cuando me presento en alguna de esas fiestas, terrazas o cortijos, pero creedme que no es de mi agrado, no me gusta tener que hacerlo. Pero pensad en esos abuelos, esos ancianos y no tanto. Que pasar un buen rato hoy, no implique un mal trago días después”.

En la carta, que se ha hecho viral en toda España y que se ha convertido en el centro de todas las conversaciones de Íllora, Antonio recuerda a los jóvenes, que ellos tampoco son inmunes al Covid. “Por vuestra juventud, os podéis sentir invencibles, inmunes. No habéis caído en que otras muchas personas no lo son tanto y que han sufrido graves consecuencias y secuelas por el dichoso virus, como Francisco, Ana, Antonio o Miguel, que son los últimos vecinos que se encuentran, a día de hoy, luchando contra el coronavirus en un hospital” escribe el Policía.

Saltarse la cuarentena

Además Antonio, a quien no le ha temblado el pulso a la hora de escribir estas palabras, también ha recordado la increíble labor que están llevando a cabo los rastreadores de la localidad, y las numerosas horas de su tiempo libre que están sacrificando para intentar frenar los contagios, mientras varios jóvenes que han dado positivo se han saltado sin ningún tipo de miramientos la cuarentena. “Lo que no puede ser es que hayamos tenido que llamar a un joven que tras la PCR le sorprendimos en un terraza tomando cervezas, y a otro en una conocida estación de servicio del pueblo”.

Pero por si todo esto no fuera suficiente, el Policía ha intentado tocar el lado humano de estos jóvenes recordando que muchos de los ancianos y mayores del municipio están sufriendo daños psicológicos por no poder ver en varios meses a sus seres queridos y ha acabado la misiva con una sencilla pero significativa moraleja: “Sabéis perfectamente lo que está bien o mal”.