Pistacho contradice uno de los dichos más famosos: con él ya no vale aquello de ‘eres más raro que un perro verde’

En la isla de Cerdeña se ha vuelto a repetir un fenómeno muy particular: un cachorro vino al mundo con un pelaje… diferente

2 Minutos de lectura

26 de Octubre 2020 / 15:52 CET

Es el único de su camada que ha nacido así

El tono de Pistacho se debe a una sustancia que se encuentra en la bilis: la biliverdina

© Cristian Malloci

No es la primera vez que ocurre, pero no deja de ser sorprendente. Pistacho es un cachorro que nació hace unos días en Cerdeña y se ha hecho famoso por el color de su pelaje. Un tono que echa por tierra la famosa expresión con la que describimos algo extraordinario, poco común o frecuente. Con su presencia se acabó aquello de “eres más raro que un perro verde”.

Cristian Malloci y su cuñado, Giannangelo Liperi, tienen una granja en la localidad de Palu’ e Carru (Oschiri, Cerdeña). Allí tienen una manada de ocho perros y el pasado 9 de octubre una de ellos, Spelacchia, dio a luz a una camada formada por cinco cachorros. Todos eran blancos como su madre… menos uno: era de color verde.

La biliverdina

Al principio su dueño bromeó asegurando que había nacido un perro alienígena y después pensaron que la perra habría parido en la hierba. Nada más lejos de la realidad: cuando lo sostuvieron entre sus manos se dieron cuenta de que aquello no era un tinte superficial, era el tono real de su pelaje.

Es el único de su camada que ha nacido así
Pistacho se quedará con su dueño, que le entrenará para ser un perro pastor como su madre©Cristian Malloci

Este hecho tiene una explicación: parece que cuando una cría de color claro entra en contacto con un pigmento verde llamado biliverdina dentro del útero, cambia de color. Esta sustancia es la que compone la bilis y la razón por la que los moratones, pasado un tiempo, se vuelven de ese color. Eso sí, Pistacho no será de ese tono para siempre: la intensidad irá disminuyendo a medida que pase el tiempo.

Perro pastor

Según ha contado su dueño, sus hermanos y hermanas serán entregados a diferentes familias que los acogerán en sus hogares, pero Pistacho permanecerá en la finca agrícola. Cristian lo entrenará para que cumpla sus funciones de perro pastor cuidado a las ovejas igual que hace su madre Spelacchia. En sus redes sociales ha explicado que está bien y que crece día a día junto al resto de la camada: “Se ha convertido en la mascota de la finca. Durante estos tiempos duros de la pandemia de coronavirus, el verde es el símbolo de la esperanza y la fortuna. Así que tal vez ha sido cosa del destino que Pistacho naciera con ese color”.

Como decíamos antes, este perro italiano no es el primer cachorro que viene el mundo con un pelaje verde. En 2017 se vivió una situación semejante en Inglaterra con una perrita a la que bautizaron como Fifi en referencia a Fiona, la princesa de la película Shrek y en 2019, en Alemania, otro can de este tono recibió el nombre de Mojito. Eso sí, en ambos casos se ha dado una pérdida gradual del color.