El amor puede con todo: una pareja de 80 años se reencuentra tras siete meses sin poder abrazarse

Después de 60 años de relación, esta ha sido la primera vez que Joseph y Eve se separaban durante tanto tiempo

3 Minutos de lectura

23 de Octubre 2020 / 11:06 CEST

Couple walking beside each other

A causa del coronavirus son muchas las parejas de personas mayores que, por primera vez en sus vidas, han tenido que separarse temporalmente

© GettyImages

El escenario creado por el coronavirus nos ha obligado a cambiar muchas cosas. Estamos obligados a reducir el contacto a nuestro círculo más íntimo de amigos y las reuniones con los familiares también se han limitado. En los casos más extremos, hay personas que han tenido que separarse temporalmente de sus seres queridos más cercanos. Es el caso de Joseph y Eve que, tras siete meses alejados, han protagonizado un emocionante reencuentro.

La pareja empezó a salir hace 60 años cuando eran jóvenes y es la primera vez que han estado separados durante un tiempo tan prolongado. Tal y como explica Joseph en el Facebook de la residencia donde vive junto a su mujer: “Eve comenzó a perseguirme por la pista de patinaje y nunca ha dejado de estar a mi lado desde entonces”. Viven en Iowa donde formaron un hogar con cinco hijos que han aumentado la familia con varios nietos.

Han estado siete meses separados
Joseph fue operado y tras la intervención tuvo que estar aislado varios meses por precaución ©Rosecastle at Delaney Creek

A sus 80 años, el coronavirus les obligó a separarse a comienzos del año: han pasado 215 días, es decir, siete meses hasta que han podido reencontrarse en persona. Joseph fue trasladado al hospital para someterse a una operación y durante la recuperación tuvo que estar aislado por prevención. A Eve no se le permitió estar cerca de su marido y el único contacto que podían mantener era a través de llamadas telefónicas y visitas esporádicas a través de una ventana.

Cuando Joseph recibió el alta, el personal sanitario de la residencia decidió reunirles dando una sorpresa a su mujer. Ésta estaba en una sala, su marido llegó por detrás y cuando se dio la vuelta se encontró con el amor de su vida: “¡Dios mío! Te he echado mucho de menos”. Él, visiblemente emocionado, sólo acierta a responderle: “Te quiero y te he extrañado mucho. No pensé que volvería a estar aquí”. Sin embargo, lo logró y ahora está junto a Eve.

 

Married 60 years...apart for 215 days...but finally #reunited! ❤️ We got to witness these two resident love birds see...

Publicado por Rosecastle at Delaney Creek en Jueves, 15 de octubre de 2020

El ejemplo de Don y Joyce

No ha sido la única pareja que se ha enfrentado al difícil reto de alejarse tras toda una vida juntos. Don y Joyce Hoffman, ambos de 90 años, comenzaron a salir cuando estaban en secundaria y después de 67 años de matrimonio se vieron obligados a distanciarse por primera vez porque ella contrajo coronavirus.

A partir de ese momento su único contacto eran las videollamadas que hacían a través de FaceTime, pero aquello no era suficiente para ellos: “No estamos acostumbrados a estar separados, estamos acostumbrados a estar juntos. Somos como un combo”. No obstante, Joyce superó la enfermedad después de estar aislada durante cinco semanas en la unidad Covid-19 que instalaron en la residencia donde viven.

Tras dos resultados negativos en las pruebas de coronavirus, finalmente, pudo volver a ver su esposo. Éste le esperaba al final del pasillo con un gran ramo de flores y ella llegó hasta él después de recorrer un pasillo lleno de sanitarios que aplaudían su recuperación. Una victoria que, además, les permitió celebrar el cumpleaños de Joyce que tuvo lugar mientras estaba enferma.

Estuvieron varias semanas separados
Tras ganar la batalla al coronavirus, Don recibió a Joyce con un enorme ramo de flores para celebrarlo©Hooverwood Living

Una campaña en redes sociales

En Alemania, Renata Alves y Florian Mehler protagonizaron una curiosa historia: en enero ella regresó a Brasil, su país natal, después de visitar a su novio, que vive cerca de Frankfurt (Alemania). La llegada del coronavirus impidió que pudieran verse y ocho meses después, en agosto, comenzaron una campaña en redes sociales: #LoveIsEssential y #LoveIsNotTourism. Gracias a ella y después de mucho papeleo y las pertinentes pruebas para certificar que Renata estaba sana, consiguieron que Alemania permitiera la entrada de personas procedentes de países que se consideraban de alto riesgo.