El correo viral de un profesor a sus alumnos tras retrasar un examen: ‘Tengo Covid, me han disparado y mi divorcio me está volviendo loco’

A pesar de la sucesión de desgracias, el docente aseguró que si seguía vivo retomaría sus clases en breve

1 Minuto de lectura

14 de Octubre 2020 / 11:27 CEST

Male teacher with a protective mask talking with pupils how to protect themselves during pandemic

El correo electrónico del docente se ha vuelto viral en redes debido a su cúmulo de despropósitos

© GettyImages

En tiempos de pandemia, en muchas ocasiones, la línea que separa lo personal y lo profesional se vuelve bastante difusa y nos hace recordar que todos somos humanos, prueba de ello es el email enviado por el profesor Patrick Wilson a sus alumnos en el que les pide perdón por haberse visto obligado a reprogramar sus clases y uno de sus exámenes debido a una serie de acontecimientos personales. “Me han disparado y estoy en la sala de emergencias. Además, tengo Covid y el divorcio me está volviendo loco. Si sigo vivo, el examen se realizará el próximo lunes” explica este docente, cuyo correo hecho público por una de sus alumnas acumula ya más de 650.000 “me gustas”.

  

A pesar de este cúmulo de despropósitos, Patrick, quien se ha enterado de que su email ha comenzado a dar la vuelta al mundo, ha decidido quitar hierro al asunto y ha escrito otro correo a sus alumnos que tampoco tiene desperdicio y que ya va camino de ser tan popular como el primero de ellos. “Parece que mi último mail se ha vuelto viral. Gracias a todos los que me habéis avisado. Por suerte, la lesión no fue seria y mis síntomas del coronavirus tampoco son graves. El examen seguirá siendo el lunes y se hará online. A diferencia de mi mujer, espero que no me engañéis. Buena suerte a todos” escribía el profesor, quien a pesar de todo lo sucedido parece no haber perdido el sentido del humor.

Sin embargo, hay quienes piensan que estos sucesos, que bien podrían formar parte de un guion de Quentin Tarantino, son simplemente una broma llevada a cabo por el profesor Wilson, con el objetivo de motivar a sus alumnos y hacer un poco más llevaderas las clases online que, en cierto sentido, han mermado la comunicación directa entre profesor y alumnado.