Un heroico padre salva a sus hijos de un tiroteo en Nueva York, pero resulta herido y pierde su trabajo por ello

Anthony Jefferson y sus pequeños habían ido a un concesionario para comprar el regalo de su mujer

1 Minuto de lectura

06 de Octubre 2020 / 14:01 CEST

Tres asaltantes entraron al concesionario en el que estaba

Anthony se lanzó sobre sus niños para protegerlos, pero recibió tres impactos: dos en la bota y uno en el muslo

© Captura de pantalla de PIX11 News

Anthony Jefferson estaba de compras con sus hijos en el barrio neoyorquino del Bronx buscando un regalo sorpresa para la madre de los niños. Sin embargo, la jornada no fue como habían planeado, ya que un terrible suceso truncaría sus planes y cambiaría su vida.

El objetivo era comprar un coche a su mujer, Danica Jefferson, y para ello se dirigieron a un concesionario. Mientras esperaban su turno sentados en un sofá, tres asaltantes entraron a tiros. El acto reflejo de Anthony fue lanzarse sobre los pequeños para actuar como escudo protector sobre ellos: “Simplemente entré en modo paternal y solo quería mantenerlos vivos”.

Afortunadamente lo consiguió, pero fue herido: tres de los disparos alcanzaron a Jefferson en una bota y en el muslo. El hombre fue hospitalizado en el Centro Médico Jacobi y, aunque ya ha recibido el alta, le cuesta caminar. Para solucionar esto tendrá que someterse a una operación y al pertinente proceso de rehabilitación.

Tres asaltantes entraron al concesionario en el que estaba
Los asaltantes irrumpieron a tiros y dos de ellos huyeron corriendo: el tercero lo hizo en el coche de un cliente©Captura de pantalla de PIX11 News

Una campaña de ‘crowdfunding’

Sin embargo, las consecuencias de este incidente han ido más allá: Anthony trabaja como pintor y en la construcción, dos trabajos para los que su cojera se ha convertido en un hándicap. Tal y como informa TMZ, sus jefes han determinado que su condición física actual impide el desempeño normal de su cometido y ha perdido los dos empleos.

Ante semejante panorama, Serena Wingate, una amiga de la familia, ha puesto en marcha un crowdfunding para echarles una mano con las facturas médicas de Jefferson y la terapia de los niños; éstos han quedado traumatizados por lo ocurrido y se despiertan por las noches asustados y gritando. Según las cuentas iniciales, necesitaban 20.400 euros para salir adelante… y la recaudación ya ha superado los 255.000 euros.