El renacer del pianista João Carlos Martins al que unos guantes biónicos le devolvieron su música

Hace veinte años, el músico brasileño tuvo que dejar de componer y ahora el regalo de un diseñador le ha devuelto su pasión

1 Minuto de lectura

30 de Septiembre 2020 / 15:43 CEST

No podía tocar el piano debido a una enfermedad

Ha pasado por el quirófano en 24 ocasiones para aliviar el dolor de sus manos, el mismo que le impedía tocar

© RexChapman

João Carlos Martins era pianista, pero hace veinte años una enfermedad degenerativa y varios accidentes le alejaron de las teclas de su instrumento. A lo largo de este tiempo ha tenido que pasar por el quirófano en 24 ocasiones para luchar contra el dolor de sus extremidades así que volver a hacer música era un sueño imposible… hasta que apareció el diseñador Ubiratã Bizarro Costa.

Desde el año 2000, João veía la música desde el banquillo. O mejor dicho: desde su puesto de director. Componer se había convertido en algo muy complicado debido a las dolencias que sufre en sus dedos: apenas era capaz de hacer música con los pulgares o con los índices. Sin embargo, todo cambió el pasado mes de diciembre cuando Ubiratã Bizarro Costa elaboró unos guantes biónicos.

No podía tocar el piano debido a una enfermedad
El creador de los guantes se trasladó a casa del pianista para trabajar juntos en el proyecto©RexChapman

Volver a tocar

El creador de este sistema se acercó al pianista después de un concierto que se celebró en su ciudad y aunque João le dijo que su invento no funcionaría, le invitó a su casa para desarrollar el proyecto: ‘Los primeros modelos estaban basados en imágenes de sus manos y se ajustaban a lo que él necesitaba’. El trabajo conjunto de ambos dio sus frutos y, ahora, este brasileño de 79 años ha podido volver a sentir las teclas bajo las yemas de sus dedos.

  

Ha sido Rex Chapman, exjugador de la NBA, el que ha compartido un vídeo que se ha hecho viral. En él aparece João tocando el piano visiblemente emocionado: ‘Puede que no recupere la velocidad del pasado y no sé qué resultado darán, pero estoy empezando de nuevo como si tuviera ocho años. Me siento como un niño con un juguete nuevo’.