Así es Freaky Hoody, el profesor francés que ‘asusta’ a los niños con sus tatuajes

Se ha gastado 57.000 euros en llenar su cuerpo con tinta e incluso a coloreado de negro el blanco de sus ojos

2 Minutos de lectura

29 de Septiembre 2020 / 13:14 CEST

TOPSHOT-FRANCE-TATTOO-OFFBEAT

El docente francés se ha tintado hasta los ojos y la lengua

© GettyImages

No hay ninguna parte de su cuerpo que no cubra la tinta. Con dibujos grabados en su piel de pies a cabeza, Sylvain Hélaine, alias ‘Freaky Hoody’, se ha convertido en el hombre más tatuado de Francia y aunque se siente muy orgulloso de ostentar este título, su pasión por los tatuajes también le ha reportado algún que otro disgusto. Profesor de vocación, hace unos meses fue despedido de la escuela infantil en la que trabajaba después de que unos padres denunciaran a las autoridades educativas que su hijo tenía pesadillas con su profesor, quien incluso ha coloreado de negro el blanco de sus ojos.

Sin embargo, Sylvain lejos de darse por vencido y abandonar su carrera de educador, decidió reinventarse y actualmente da clases en primaria, enseñando a los más pequeños a aceptar a quienes son diferentes. Y es que su pasión por los tatuajes comenzó hace 8 años tras una crisis existencial, un hecho que comparte con sus alumnos a los que ayuda día a día a romper sus propias metas y a superar sus complejos.

“Llevo unas 460 horas de tatuaje y me he gastado 57.000 euros”, ha confesado Sylvain Hélaine, quien admite que no se arrepiente de ninguno de sus tatuajes, pues todos se los hizo con un significado y un por qué.

A pesar de este pequeño incidente vivido en la escuela infantil, ‘Freaky Hoody’, como se hace llamar en las redes sociales ha relatado que aunque en un principio su imagen causa impacto después todo el mundo le trata y le ve como alguien normal. “Siempre provoco un momento de estupefacción en los niños y los padres. Pero cuando me presento y ven que soy un profesor como los demás, todo va bien” afirma.

Además, el docente francés piensa que su peculiar aspecto es un arma para enseñar a los niños a ser más comprensivos. “Los niños que me ven, aprenden la tolerancia y el respeto por los demás. Cuando sean adultos, puede haber más posibilidades de que no sean racistas”.

La ley francesa no prohíbe los tatuajes de los maestros, aunque sí la exhibición de signos religiosos, por lo que parece que ‘Freaky Hoody’ continuará tatuando su cuerpo, si nada ni nadie se lo impide. “Seguramente acabaré todo negro a los 80 años”.