Una postal llega a su destino en Estados Unidos con un siglo de retraso

Brittany está buscando ahora a los familiares del remitente

1 Minuto de lectura

27 de Septiembre 2020 / 12:52 CEST

Brittany se encontró con una postal de hace un siglo entre su correo

El correo siempre llega a su destino, y esta postal lo ha hecho ¡un siglo después de ser enviada!

© Brittany Keech

El correo siempre llega a su destino y esta postal lo ha hecho un siglo después de ser enviada. Brittany Keeck estaba recogiendo su correo como siempre suele hacer, y entre los sobres había publicidad, facturas y una postal bastante inusual en la que no reparó mucho pues estaba ocupada con sus hijos. Pero después se dio cuenta de lo peculiar de la misiva, ya que “en estos días la gente ya no suele enviar postales”, cuenta Brittany a ‘CNN’. Vio que que estaba amarillenta por el paso del tiempo y datada con un matasellos que ponía 29 de octubre de 1920 junto a unos motivos de Halloween. Estaba además dirigida a la dirección en la que vive con su familia solo que no conocía el nombre del destinatario: Roy McQueen.

El mensaje decía:

“Queridos primos,

Espero que os encontréis bien. Nosotros estamos bastante bien, pero mamá tiene unas rodillas terriblemente débiles. Hace mucho frío aquí. Acabo de terminar mi lección de historia y me voy a acostar muy pronto. Mi padre se está afeitando y mi madre, diciéndome vuestra dirección. Tendré que encerrarme por una noche. Espero que la abuela y el abuelo estén bien. No olvidéis escribirnos: Roy ya se ha arremendado los pantalones “.

Llevada por la curiosidad y el afán de entregar esta histórica postal a los familiares del destinatario, decidió compartir el mensaje a través de sus redes sociales pidiendo colaboración y rápidamente se hizo viral. Varios medios de comunicación han cubierto su historia. Y es que es un misterio cómo ha podido llegar a su destino con un siglo de retraso.

Sin embargo, un portavoz del Servicio Postal de EEUU en declaraciones a CNN, sugiere que no es un hecho muy raro: “en la mayoría de los casos, estos incidentes no involucran correo que se perdió en nuestra red y luego se encontró. Lo que normalmente encontramos es que cartas y postales antiguas, a veces compradas en mercados de pulgas, tiendas de antigüedades e incluso por internet, se vuelven a ingresar en nuestro sistema.