Compra un bolso y llega con una desagradable sorpresa en su interior: ¡un escorpión!

Judith recibió el paquete y lo único que esperaba encontrarse era un nuevo complemento

2 Minutos de lectura

24 de Septiembre 2020 / 14:06 CEST

Estaba dentro del bolso que compró

Los biólogos informaron a Judith de que era un escorpión chino o dorado de Manchuria

© levante_emv

Las compras online se han convertido en una práctica muy frecuente en nuestro día a día ya que internet nos ofrece la posibilidad de adquirir casi cualquier cosa independientemente de su lugar de origen. Sin embargo, la globalización tienen sus ventajas… y sus desventajas ya que, a veces, nuestros pedidos llegan tarde, no aparecen o lo hacen con alguna desagradable sorpresa. Es lo que le ha pasado a Judith: su bolso llegó con un escorpión en su interior.

Tal y como informa El Diario de Levante, compró este complemento a través de AliExpress y lo recibió días después. Cuando el paquete llegó a su casa, lo abrió, metió la mano y sintió un picotazo porque un alacrán llegaba de la mano de su bolso: ‘Al desenvolverlo, vi que era más pequeño de lo que me esperaba. Saqué los plásticos que tenía dentro y metí la mano izquierda para comprobar su capacidad. En ese momento, sentí un dolor muy intenso en el pulgar’.

Estaba dentro del bolso que compró
El vendedor ha culpado al proveedor porque, según él, el bolso llegó envuelto y el animal ya estaba dentro©levante_emv

Una picadura que puede ser mortal

Judith tiró el bolso sobre la cama logrando que el artrópodo saliera para poder atraparlo. Una vez capturado, la protagonista de esta historia fue al hospital para tratar la herida. En el centro sanitario pidieron ayuda a los biólogos del Bioparc de Valencia y éstos desvelaron que se trataba de un escorpión chino o dorado de Manchuria. Es una especie común en varias regiones asiáticas y su picadura puede llegar a producir la muerte.

La veinteañera tuvo suerte porque el que la picó era una subespecie más pequeña y la menos venenosa de todas. Después de recibir el tratamiento adecuado para el dolor y la inflamación, tuvo que denunciar los hechos en la comisaría. ¿Y el vendedor? Cuando se puso en contacto con él y consiguió obtener una respuesta, culpó al proveedor: ‘Lo sentimos. Tenemos bolsas de PE para proteger la bolsa, así que el escorpión estaba dentro desde el principio’. El animal, por su parte, murió y Judith lo conserva en alcohol (como le indicaron los biólogos) poder mantenerlo para el juicio.