Dormir la siesta junto a la piscina era un planazo para este hombre… ¡hasta que apareció un oso!

Matt Bete estaba descansando cuando alguien interrumpió su sueño de una manera que no esperaba

1 Minuto de lectura

16 de Septiembre 2020 / 18:18 CEST

El animal salió huyendo

El oso se acercó hasta Matt y le tocó el pie, gesto suficiente para que el hombre se despertara

© Dawn Bete

Imagina que es sábado por la tarde y que la temperatura es tan agradable que te invita a descansar en una tumbona junto a la piscina. Ese fue el plan de Matt Bete materializó el fin de semana pasado en su casa de Massachusetts, Estados Unidos. El problema es que algo interrumpió su siesta. O mejor dicho: alguien que no esperaba.

Su hogar cuenta con varias cámaras de seguridad y gracias a ellas todo lo ocurrido quedó inmortalizado. Mientras Matt estaba durmiendo, uno oso entró en su casa por una de las puertas que se habían quedado abiertas. El animal accedió a la parte de la piscina y se acercó a esta para refrescarse y beber agua. Una vez saciado, echó un vistazo y reparó en el humano que descansaba plácidamente.

 

Matt was a little startled yesterday while taking a rest by the pool 🐻 *News outlets are free to use this video with proper credit*

Publicada por Dawn Bete en Domingo, 13 de septiembre de 2020


El animal se acercó hasta él para tocarle la pierna sin, aparentemente, mala intención. La sorpresa de Matt fue mayúscula puesto que cuando abrió los ojos se encontró con un oso, que, por cierto, reaccionó huyendo. Tras correr unos metros y mientras el dueño de la casa que acababa de invadir sacaba su teléfono móvil para dejar constancia de lo vivido. El mamífero regresó para inspeccionar lo sucedido a cierta distancia y, poco después, emprendió su marcha.

Ha sido Dawn Bete, la esposa de Matt, la encargada de subir el vídeo a sus redes sociales. Unas imágenes que no han tardado demasiado en convertirse en todo un fenómeno viral. Tanto es así que ha llegado hasta los medios, donde la mujer ha declarado: “Lo único que hizo mi marido fue mantener la calma y estar tranquilo: sabía que tenía una silla y un taburete allí para protegerse si lo necesitaba. Fue una locura”.