El salto que nunca deberías intentar si estás a punto de perder el metro

No sabemos si llegaba tarde o sólo quería demostrar sus dotes de gimnasta, pero este hombre se la jugó en un andén de Nueva York

2 Minutos de lectura

16 de Septiembre 2020 / 12:27 CEST

Saltó de un lado a otro del andén

En lugar de cambiarse de andén como el común de los mortales, decidió saltar de un lado a otro

© King Spider

Cuando ves que tu autobús está llegando a la parada o cuando escuchas cómo entra el metro en la estación y nos has llegado al andén el único recurso para no perderlos es correr. Muchos atletas se sorprenderían con las capacidades de los ciudadanos de a pie para esprintar… o saltar. Eso es lo que hizo ‘Kiing Spiider’ para poder llegar hasta su vagón. Una maniobra tan impresionante como peligrosa.

La escena tuvo lugar en la parada de metro Broadway Junction, ubicada en el neoyorkino barrio de Brooklyn. Para ser más exactos se produjo en el momento en el que uno de los trenes de la línea L aparecía en su andén correspondiente. El protagonista de la viral pirueta es un joven que se hace llamar ‘Kiing Spiider’ en las redes sociales.

Fue él mismo el que publicó el vídeo de su hazaña con este título: ‘Casi pierdo mi tren’. Y así fue: después de despejar la zona y tras asegurarse que no venía ningún metro, saltó de un lado a otro del andén. Y como el aterrizaje no se produjo junto a la puerta del vagón al que quería entrar, llegó hasta ella con una última voltereta. Después, se subió, tomó asiento y se quitó la mascarilla para celebrar su actuación.

Saltó de un lado a otro del andén
Tras el aterrizaje, llegó una acrobacia más: una voltereta con la llegó al vagón deseado©King Spider

No ha sido el único

La policía de Nueva York está al tanto del incidente, pero no aclararon si están investigándolo de forma activa o considerando un posible arresto. Una fuente policial explicó que ‘Kiing Spiider’ podría enfrentarse a un cargo de conducta desordenada o peligro imprudente, pero parece poco probable que lleven el asunto hasta el final… incluso cuando se saltó la normativa que hace referencia al uso de la mascarilla en el transporte público.

Lo cierto es que ‘Kiing Spiider’ ha tenido más suerte que otros osados que se enfrentaron a retos semejantes. Hace cinco años, un hombre corrió hasta el borde de una de las plataformas de una estación de Harlem con peor suerte: el salto fue insuficiente y acabó chocando con el borde del andén causándose daños en la cabeza y en el pecho.