¿Qué tienen estas sandalias que hicieron rica a Madison con solo 15 años?

Todo empezó cuando a los 8 años decidió dibujar una sandalia diferente para llevar a la playa

2 Minutos de lectura

16 de Agosto 2020 / 11:34 CEST

Madison con los modelos de sus sandalias

Madison con algunos de los modelos de sus sandalias

© Fishflops by Madison Nicole

Hay muchas historias de adolescentes en Estados Unidos que empezaron a emprender a una temprana edad y . Este es el caso de Madison Robinson. Nacida en la isla de Galveston, Texas, siempre ha tenido una fuerte vinculación con la playa al haber crecido en un ambiente tan marino y que desarrollara una pasión por nadar y pescar así como pasear junto a su familia por la arena. Partiendo de este entorno, en 2006 a la edad de 8 años empezó a dibujar el contorno de una sandalia en papel y a colorearla con personajes marinos.

En la isla de Galveston es muy común que la gente utilice unas chancletas “Flip Flop” ya que son más cómodas para desplazarse por la playa. A Maddie le gustaban pero le parecían muy sosas y aburridas así que se le ocurrió hacer una versión diferente con más colores. Sus sandalias tenían dibujos marinos, unas luces brilalntes en la suela y diferentes colores. Después de hacer un boceto, se lo entregó a su padre y le dijo: “¡Mira papá, Fish Flops!”. Él, que tenía experiencia en la industria de la confección le pareció una buena idea y registró inmediatamente el dominio fishflop.com.

El padre se puso rápidamente a intentar hacer realidad la idea de su hija y contacto con fabricantes en China para ir trabajando en un modelo que se pudiera vender. Les tomó mucho tiempo y años hasta llegar al producto deseado y lo pusieron en venta a través de internet pero sin embargo no registraron los resultados esperados.

 

No fue hasta 2010 cuando empezaron a promocionar su producto por varias ferias de calzado cuando varios minoristas se interesaron en Fish Flops. Sus dibujos con criaturas marinas gustaban a los más pequeños. “Mi padre administraba el dinero, yo llenaba el almacén, me ocupaba de empacar los paquetes de envío y diseñar los modelos. Solo podía faltar tres días a la escuela por semestre. Así que los utilicé para participar en una feria, una entrevista en televisión y una presentación”, dijo la joven en una entrevista.

Al poco tiempo, fueron comercializando las sandalias hasta que Nordstrom, importante cadena minorista de Estados Unidos, se interesó en su producto. Esta fue una gran oportunidad puesto que sus sandalias se vendían en 64 establecimientos y para el año 2013 su empresa consiguió facturar el millón de dólares, convirtiendo a la joven en una prometedora emprendedora a sus 15 años. Los medios de comunicación se hicieron eco de su historia y ya auguraban a Madie un futuro prometedor como empresaria.

Su expansión del negocio la llevo también a crear otros modelos de calzado como zapatillas con forma de animales,botas u otros productos como libros para niños o sombreros. Además, también colabora con asociaciones, llegando a donar más de 20.000 pares de sandalias a organizaciones benéficas.

Hoy en día Madison compagina a sus 22 años su trabajo como directora de Fish Flops con sus estudios de administración en la Universidad de Texas.