La alternativa que podría evitar el veto en Estados Unidos de la red social de moda

La red social Twitter se encontraría en negociaciones preliminares con la red china de vídeos musicales TikTok para estudiar una combinación entre ambas

1 Minuto de lectura

10 de Agosto 2020 / 16:47 CEST EUROPA PRESS

Microsoft In Talks To Buy TikTok App From Chinese Company ByteDance

El presidente de los EE.UU, Donald Trump, firmaba la pasada semana una orden ejecutiva que prohibía ‘cualquier’ transacción con TikTok por considerarla un peligro nacional

© GettyImages

Twitter ha mantenido conversaciones preliminares con la red social de vídeos musicales TikTok para estudiar una posible combinación entre ambas y evitar que la aplicación china deje de funcionar en Estados Unidos, según ha informado el diario The Wall Street Journal (WSJ).

La pasada semana, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó una orden ejecutiva que prohíbe “cualquier” transacción con TikTok, propiedad de la china Bytedance, que considera un peligro para la seguridad nacional y que prohibirá el 15 de septiembre si no alcanza un acuerdo de venta de sus operaciones en Estados Unidos.

Tras el interés inicial de Microsoft, confirmado por su CEO, Satya Nadella, Twitter se ha sumado también a las compañías interesadas en hacerse con TikTok, que cuenta con 100 millones de usuarios solo en Estados Unidos.

Illustration Of TikTok Logo
La plataforma de vídeos Tiktok cuenta en EE.UU con 100 millones de usuarios©GettyImages

Según WSJ, por el momento se trata solamente de conversaciones preliminares que apuntan a una combinación entre ambos servicios. Aunque está menos avanzada en las negociaciones que Microsoft y tendría más dificultades para pagar la compra, Twitter defiende que su tamaño más pequeño evitaría investigaciones antimonopolio.

Tras conocerse la orden ejecutiva que da 45 días a TikTok en Estados Unidos, la plataforma la ha calificado como “un precedente peligroso para la libertad de expresión y los mercados abiertos” y critica que la medida se base en ”informes sin citar” y en ”miedos no justificados” a campañas de desinformación.