Apuros del teletrabajo: una niña interrumpe el directo de su madre en televisión para enseñarle el dibujo de un unicornio

La pandemia del coronavirus ha obligado a padres de todo el mundo a hacer malabares para compaginar su vida laboral con la familiar

1 Minuto de lectura

03 de Julio 2020 / 13:07 CEST

entrevista BBC

La Dra. Claire Wenham sonríe divertida tras la aparición estelar de su hija mientras realizaba una conexión en directo desde su casa para la BBC

© BBC

En 2017, el politólogo Robert Kelly se hizo famoso en todo el mundo después de que dos de sus hijos pequeños aparecieran detrás de él mientras este realizaba una conexión en directo desde su casa para la BBC. Ahora, tres años después de este divertido y comentado incidente, y cuando los padres de todo el mundo están haciendo malabarismos para compaginar el teletrabajo con el cuidado de sus hijos debido a la pandemia del coronavirus ha sido la Dra. Claire Wenham quien ha tenido que lidiar con las travesuras de su hija Scarlett en pleno directo.

  

Claire se encontraba comentando los bloqueos locales llevados a cabo en el Reino Unido para el programa BBC News cuando su pequeña apareció en escena para convertirse en la protagonista sorpresa de la retransmisión. Portando un dibujo de un unicornio entre sus manos, Scarlett preguntó a su madre: “¿Dónde pongo mi unicornio, mamá?”. Tras colocar el unicornio en varias zonas de la habitación, y dado que no decantaba por ninguna de ellas, el periodista de la BBC, Christian Fraser, decidió salir a su recate y tras preguntar el nombre de la niña a la doctora, este acabó diciéndole: “Scarlett, yo creo que queda mejor en el estante de abajo. Es un unicornio encantador”.

  

No contenta con haber encontrado el sitio adecuado para su dibujo, la pequeña regresó de nuevo para preguntar a su madre cómo se llamaba con quien estaba hablando. “Mi nombre es Christian”, dijo el presentador. “Solo les estaba preguntando a mamá dónde quería que pusiera mi dibujo”, explicó divertida la niña a su “nuevo amigo”. “Esta muy bien donde lo has colocado” acabó diciendo la doctora antes de coger a su hija en volandas e indicarle, entre risas, que se saliera de la habitación.