Unos peculiares zapatos para mantener la distancia social

Un calzado de la talla 75, así es la viral propuesta de un artesano rumano

1 Minuto de lectura

07 de Junio 2020 / 13:50 CEST

Mantener la distancia social gracias a estos peculiares zapatos nunca fue tan 'fácil'

Los zapatos para mantener la distancia social

© DW

La pandemia del coronavirus ha agudizado el ingenio de algunos y muchos son los negocios que están creando productos para la nueva realidad que vivimos debido al Covid-19. Uno de ellos es Grigore Lup, un zapatero de Rumanía que ha confeccionado un calzado de la talla 75 para que aquellos que lo lleven puedan mantener la distancia social.

“Puedes verlo en la calle, la gente no respeta las normas de distanciamiento social. Fui al mercado a comprar semillas para mi jardín y había mucha gente comprando muy cerca”, cuenta Lup, de 55 años, en declaraciones a la agencia Reuters. Esa preocupación le llevó a confeccionar estos peculiares zapatos de cuero con una punta larga que aseguran la distancia social entre las personas. “Si dos personas con estos zapatos estuviesen enfrente, habría casi un metro y medio entre ellas”, comenta.

Mantener la distancia social gracias a estos peculiares zapatos nunca fue tan 'fácil'
Grigore Lup, el artesano destrás de estos peculiares zapatos©DW

A pesar de lo incómodos que puedan ser al andar o la posibilidad de que alguien los pise, Lup ya ha recibido cinco encargos en su propio país y del extranjero: Reino Unido y Canadá. Algo que hasta a él mismo le ha sorprendido.

Además de ser del número 75 y estar hechos de cuero, el artesano tarda dos días en confeccionarlos y el precio del producto es de 102, 5 euros cada par. Lup confiesa que la inpiración del calzado le vino de un modelo anterior que había hecho para actores.

Su tienda lleva abierta desde 2001, pero la crisis del coronavirus ha supuesto un duro golpe para su negocio, ya que depende en gran medida de las órdenes personalizadas de teatros y óperas y otro tipo de eventos tradicionales. Y con la cancelación de estas actividades sociales ha tenido que reinventar su negocio para sobrevivir.