La tercera cita de estos jóvenes se convirtió en una cuarentena de más de dos meses en Costa Rica

Matt y Khani hicieron un pequeño viaje al país centroamericano sin imaginar que terminarían atrapados juntos tanto tiempo en un lugar desconocido

2 Minutos de lectura

31 de Mayo 2020 / 18:24 CEST

¿Cómo sería que tu tercera cita se convirtiera en una cuarentena de más de dos meses en otro país?

Matt y Khani, atrapados juntos en una tercera cita

© moviematt305

Durante la pandemia están surgiendo cientos de historias curiosas de parejas, como los jóvenes que se enamoraron desde la distancia que los separaba una calle o el marido que visita desde la ventana a su mujer ingresada. La historia de Matt Robertson y Khani Le también se suma a esta larga lista. Ambos se conocieron a través de una aplicación de citas el pasado febrero y tras dos cita, planificaron un pequeño viaje a Costa Rica poniendo rumbo el 17 de marzo, cuando creían que no llegaría a convertirse en una pandemia global. Por aquel momento, Donald Trump no le daba mucha importancia al coronavirus.

Al llegar disfrutaron de varias actividades como la tirolesa o clases de gastronomía, pero en poco tiempo notaron que el hotel se empezó a vaciar de turistas hasta que un día se cancelaron los vuelos y se quedaron atrapados en el lugar. Desde entonces, los dos se han estado alojando en varios hoteles y propiedades de Airbnb.

Ya llevan 75 días juntos, algo que sin duda ninguno de los dos imaginaría que esto ocurriría cuando cogieron ese avión. “No pensé que sobreviviría tanto tiempo con una persona. Es el tiempo más largo que he pasado sin parar con una persona. Es como el equivalente a salir en años de perro ”, ha dicho Matt a la revista People.

A pesar del estrés vivido por el cambio constante de un sitio donde dormir y la búsqueda de unos billetes económicos para volver, ambos han encontrado un equilibrio para congeniar y conocerse mejor.

En el tiempo extra que han tenido han aprendido una lección que se llevarán a casa: la expresión local de ‘Pura Vida’, que significa lleva una vida simple. “Aprovecha al máximo la vida. Y ha sido nuestro lema para superar esto. Ahora nos vamos a hacer los tatuajes con la frase antes de irnos de aquí”, agrega Le.

La nueva pareja ha reservado por fin unos billetes de vuelta a Estados Unidos a finales de esta semana. Aunque ninguno de los dos ha usado la palabra ‘amor’ “todavía”, se refieren el uno al otro como su novio y novia. “Nos preguntamos anoche si cambiaríamos algo sabiendo lo que sabemos ahora”, contó Le. ”Ambos dijimos que no”.

Sin duda, esta experiencia sirve para conocer realmente cómo es la otra persona en situaciones estresantes o en contratiempos.