home/EN LA RED

‘Armado’ con una pistola de agua, así bendice este párroco a sus feligreses

Este sacerdote ha decidido reinventarse en tiempo de coronavirus para continuar con sus tradiciones y cumplir con la distancia social

1 Minuto de lectura

18 de Mayo 2020 / 15:44 CEST

El coronavirus en los centros de culto

El padre Tim Pelc, de 70 años, encontró en este juguete la mejor manera para continuar con sus tradiciones

© St. Ambrose Parish

Un sacerdote de Detroit, Michigan, ha encontrado una manera de lo más creativa para continuar bendiciendo a sus feligreses en medio de esta pandemia del Covid-19. El Padre Tim Pelc, que así es como se llama este religioso, perteneciente a la la Parroquia St. Ambrose, pensó cuál sería la forma más adecuada para seguir consagrando a sus fieles y a la vez seguir respetando el distanciamiento social. Para ello decidió “armarse” con una pistola de agua que rellenó con agua bendita para disparar a los parroquianos que le visitaban a diario a las puertas de la iglesia montados en sus vehículos.

El coronavirus en las iglesias
Antes de usar esta original artimaña, el cura consultó su invento con un médico de urgencias para constatar que fuera seguro ©St. Ambrose Parish

Ataviado con una pantalla protectora, mascarilla y guantes el padre Tim jamás imaginó que su ingeniosa idea se convertiría en un fenómeno viral y que sus fotos “disparando” a sus devotos darían la vuelta al mundo. “Me enorgullezco de tener una mente bastante loca y una congregación bastante receptiva” ha señalado el párroco.

El coronavirus en las iglesias
Las imágenes del párroco ‘armado’ con su pistolita han dado la vuelta al mundo ©St. Ambrose Parish

Tom Pelc, de 70 años, y quien lleva más de 30 años ejerciendo como religioso ha señalado que antes de usar este curioso método consultó su idea con un médico de urgencias para asegurarse que su plan fuera seguro tanto para él como para sus feligreses.

Michigan tiene actualmente la cuarta cifra más alta de muertes por COVID-19 en los Estados Unidos, con más de 4,800 muertes y más de 50,000 casos positivos.