home/EN LA RED

El ingenio de dos niñas para poder abrazar a su madre, aislada por el coronavirus

Trabaja como enfermera con pacientes contagiados de Covid-19 y para proteger a su familia, decidió confinarse

1 Minuto de lectura

13 de Mayo 2020 / 19:50 CEST

Se visten con trajes de plástico para protegerse

Fueron a la clínica donde trabaja su madre para darle una sorpresa

© Facebook

Una de las cosas que ha despertado con el coronavirus es nuestro ingenio: ya sea para pasar los ratos libres, para desenvolvernos en la cocina o para mantener el contacto con amigos y familiares. Dentro de la pandemia hemos visto cómo una pareja tenía una cita en Nueva York en la que él iba dentro de una burbuja y algo parecido se les ha ocurrido a estas niñas para poder abrazar a su madre.

El escenario de esta historia lo encontramos en México y tiene tres protagonistas: una enfermera y sus dos pequeñas. La profesional sanitaria trabaja en un centro atendiendo y ayudando a pacientes que luchan contra el Covid-19 y por esta razón ha decidido aislarse  de su familia. El objetivo no es otro que mantenerles lejos del riesgo de contagio, sobre todo a sus hijas.

Sin embargo, para ellas no está siendo fácil hacer vida normal mientras están separadas de su madre. No en vano, después de varios días sin poder verla, manifestaron a su tía que la echaban mucho de menos. Ante semejante testimonio, los familiares de la enfermera se pusieron manos a la obra para encontrar la manera de reunir a las niñas con su madre aunque fuera momentáneamente.

Se visten con trajes de plástico para protegerse
Sus familiares les hicieron unos trajes especiales para protegerlas©Facebook

Regalos y abrazos

Así es como se les ocurrió una creativa solución que les permitiría visitarla y abrazarla: vistieron a las pequeñas con un traje de plástico que las protegía completamente y sus acompañantes hicieron lo propio reforzando la protección con máscaras. Aisladas del exterior, se dirigieron hasta la clínica donde trabaja su progenitora para darle una sorpresa.

Allí tuvieron lugar las imágenes que la hermana de la sanitaria compartió en las redes sociales. En ellas podemos ver cómo la protagonista de la historia sale a la puerta del centro en el que trabaja para recibir la mejor de las sorpresas puesto que se encuentra a sus hijas enfundadas en los trajes de plástico. Una protección que les permitió darle su regalo, un par de rosas, y, sobre todo, fundirse en un tierno y necesario abrazo para las tres.

Últimas noticias