El experimento que nos pone en alerta: así de rápido se propaga el coronavirus en un bar

Japón ha mostrado que basta media hora para que una persona infecte todo lo que toca y transmita el virus al resto de clientes

2 Minutos de lectura

13 de Mayo 2020 / 10:44 CEST

Así de rápido se propaga el coronavirus

La luz especial desvela que basta media hora para que todo esté infectado

© NHK

Todos los bares y restaurantes ubicados en aquellas provincias que ya están en la Fase 1 de la desescalada pueden reabrir sus puertas tomado las necesarias y obligatorias medidas de seguridad: sólo se podrá consumir en la terraza, el aforo estará reducido al 50% y todas las cosas que compartíamos. El objetivo es minimizar el riesgo de contagio por coronavirus, que en este tipo de establecimientos se puede propagar con más rapidez de la que creemos. Así lo demuestra el experimento de una televisión japonesa.

  

Independientemente de la fase en la que esté el lugar donde vives, debemos lavarnos las manos a menudo con agua y jabón o con un desinfectante; de esta manera se elimina la capa grasa que protege al virus y lo destruimos. Por otro lado, nos tenemos que cubrir con el codo o con un pañuelo al toser o estornudar y hay que evitar tocarnos los ojos, la nariz y la boca con las manos.

Es importante tener estos hábitos claros porque suponen un elemento de protección frente al Covid-19, que puede estar en cualquier parte. La cadena pública japonesa NHK ha realizado un experimento para demostrar la importancia de estos consejos, unas imágenes que se han hecho virales en las redes sociales. Tomaron como punto de partida el crucero Diamond Princess que estuvo dos semanas en el puerto de Yokohama: durante este periodo de cuarentena, 700 de los 2.000 pasajeros cayeron enfermos y trece perdieron la vida.

Así de rápido se propaga el coronavirus
Un solo infectado puede contaminar todo un bar©NHK

30 minutos son suficientes

Parte del contagio tuvo lugar en las áreas de restauración. Por ello, el experimento tiene como escenario un restaurante: seleccionaron a uno de los diez participantes para que fuera el primer infectado y le aplicaron un líquido invisible en las manos para emular lo que pasa cuando, por ejemplo, tosemos y nos tapamos con las manos.

Media hora después, encendieron una luz especial para que el fluido se volviera fluorescente. El resultado salta a la vista: prácticamente todo estaba infectado. Desde los platos hasta las pinzas del buffet pasando por las jarras de bebida sin olvidar las manos de todos los participantes y las caras de tres de ellos. Una imagen que nos sirve para ser conscientes del peligro al que nos enfrentamos si no respetamos las medidas de seguridad e higiene frente al Covid-19.