home/EN LA RED

Cuando bajar la basura se convierte en el momento más divertido y carnavalesco del día

Todo empezó cuando un hombre de Puertollano decidió salir disfrazado para animar a sus vecinos, una iniciativa a la que acabó uniéndose su hija

2 Minutos de lectura

11 de Mayo 2020 / 10:18 CEST

Siempre lo hacen perfectamente coordinados

Olaf y Elsa fueron los primeros en salir

© jimu25702

Jaime Coronel tiene 34 años, vive en Puertollano (Ciudad Real) y se ha convertido en una de las caras más amables de la crisis del coronavirus. La razón es sencilla: día tras día ha protagonizado una historia de esas que nos dibujan una sonrisa en la cara. Y para ello sólo necesitaba personalizar un poco la ropa que elegía para salir a tirar la basura. Un momento que se convertía en el más divertido en su vecindario y en uno de los más aplaudidos por las redes.

Cuando el Gobierno decretó el Estado de Alarma en España y la población se unió para ovacionar a los sanitarios y a los trabajadores de los servicios públicos, este puertollanense estaba, literalmente, disfrazado de Olaf (el muñeco de nievo de Frozen) jugando con su hija. Pensó que sería buena idea ir de esa guisa a tirar la basura para alegrar a la gente que estaba aplaudiendo en sus ventanas. Sobre todo a los más pequeños.

Esta iniciativa continuó a lo largo de muchos días del confinamiento. Puntualmente, a las ocho de la tarde, caminaba desde su casa hasta los contenedores vestido de bailarina, dinosaurio, policía, bolsa de basura, buzo, de diana con un dardo gigante incluido… incluso un día salió de él mismo: se puso su uniforme de la empresa de mudanzas en la que trabaja y transportó una caja hasta el punto donde tira la basura.

Siempre lo hacen perfectamente coordinados
Otro día emularon a la Bella y a la Bestia©jimu25702

Una sorpresa para ellos

Efectivamente, Jaime no trabaja en una tienda dedicada a los disfraces. Su arsenal es producto de la artesanía y de la colección de trajes que acumula debido a una bonita tradición: en Carnaval y en Halloween siempre se disfraza con su hija. Y, por supuesto, la niña no quería perderse semejante evento así que cuando pudo salir a la calle, se unió a su padre. A partir de ese momento caminaban cada día perfectamente coordinados: Olaf y Elsa, La Bella y la Bestia, la rana y su princesa, Batman y Superwoman…

Loading the player...

Después de cada paseo, Coronel subía las imágenes a su cuenta de Instagram. Los vídeos estaban grabados por su mujer, que fue cómplice de una pequeña sorpresa. Y es que uno de los últimos días en los que padre e hija desfilaron disfrazados, se toparon con un par de ambulancias que habían ido hasta allí para saludarles y alegrarles a ellos. Habían visto sus andanzas en las redes sociales e investigaron hasta dar con ellos para agradecerles su labor.

Últimas noticias