home/EN LA RED

Una madre protagoniza una genial equivocación al llevarse la compra y algo más del supermercado

Las prisas no suelen ser buenas compañeras y si no que se lo digan a Paloma Casín que metió en sus bolsas, sin darse cuenta, el aparato que usamos para pagar

2 Minutos de lectura

06 de Mayo 2020 / 11:03 CEST

Hizo la compra con prisa y lo metió en sus bolsas

El protagonista que desencadenó la historia

© Twitter: @pcasin97_

Cuando la protagonista de esta historia fue al establecimiento que frecuenta habitualmente, no se imaginaba que algo tan cotidiano iba a convertirse en una divertida anécdota. Quiso hacer todo con tanto ritmo, que la rapidez le jugó una mala pasada y se llevó algo que no le pertenecía. Fue su hijo quien lo encontró al ayudarle a colocar las cosas... y quien hizo públicos los hechos.

‘Mi madre ha ido a comprar y con las prisas de meter las cosas en la bolsa, se ha traído el datáfono a casa. Se acaba de dar cuenta’. Este fue el mensaje, que, por supuesto, estaba acompañado de la imagen del aparato electrónico. Así conocimos a los tres protagonistas de esta rocambolesca escena: Pablo González, Paloma Casín y el Día de la calle León Gil de Palacio, en Madrid.

  

La confusión de la mujer fue recibida con los brazos abiertos por las redes sociales por la situación tan simpática que se había generado. No en vano, sus palabras acumulan más de 144.000 ‘Me gusta’, ha sido retuiteado 22.000 veces y miles de personas le han respondido. Incluyendo la cadena de supermercados en la que sucedió todo. Pablo les escribió disculpándose: ‘Ya os lo ha devuelto. Dice que la perdonéis, lo siente mucho’. Y ellos se mostraron de lo más agradecidos: ‘¡Gracias por este toque de humor que falta nos hacía! Y sobre todo, gracias por devolvernos el datáfono que también nos iba a hacer falta’.

La historia que hay detrás

Si la situación ya es divertida de por sí, la intrahistoria casi la supera. Tal y como explica Pablo al diario 20 Minutos, cuando su madre fue a pagar la cajera no encontraba el datáfono. La mujer revisó las bolsas, pero no lo vio. Incluso una de las personas que esperaban en la fila planteó la posibilidad de que alguien se lo hubiera llevado, a lo que su madre respondió: ‘¿Para qué? Si eso no sirve para nada’.

Tras encontrar el aparato electrónico, devolverlo y alegrar el día a los trabajadores del citado supermercado, Paloma le pidió a su hijo que guardase silencio: ‘No lo pongas en ningún sitio que me detienen por criminal’. Él prometió no decir nada, pero no se pudo resistir ante la posibilidad de contar la historia en las redes y alegrar al personal. Y lo consiguió, sin duda alguna.