home/EN LA RED

Los trabajadores de Urgencias de un hospital turco se encuentran con una ‘paciente’ tan especial como insólita

Las imágenes virales llegan desde Estambul, donde los trabajadores atendieron a una gata que llevó a su cría hasta allí

1 Minuto de lectura

04 de Mayo 2020 / 16:40 CEST

Apareció en Urgencias y esperó a que la examinaran

Dejó al pequeño felino en la puerta de una de las salas

© Twitter: @ozcanmerveee

El instinto maternal de los animales no conoce límites. Con el objetivo de proteger a sus crías, las madres son capaces de enfrentarse a cualquier miembro del reino animal… y a cualquier reto que se les ponga por delante. Ese es el caso de la gata que protagoniza esta historia: pensando que su cachorro podía tener problemas de salud, decidió tomar cartas en el asunto… y se presentó en las Urgencias de un hospital.

Los hechos ocurrieron en Estambul (Turquía) y se trata de un felino callejero que estos días se ha convertido en el animal más viral de las redes sociales sin ser consciente de ello. Su impulso por proteger a su cría activó esa parte protectora que es innata en la naturaleza de las madres. Así es cómo llegó a un hospital truco; incluso parecía saber el lugar correcto al que dirigirse puesto que apareció en la parte destinada a las urgencias médicas.

Apareció en Urgencias y esperó a que la examinaran
Los trabajadores del centro atendieron a ambos©Twitter: @ozcanmerveee

Tal y como ha informado The Mirror y ha reflejado un usuario de Twitter, que ha compartido con la comunidad las imágenes del momento, la preocupada gata apareció andando tranquilamente por los pasillos del centro hospitalario. Portaba al cachorro, cogido por el cuello, hasta que llegó a la puerta de una de las salas y dejó a la cría en la puerta.

Los sanitarios no tardaron en acercarse para examinarla mientras la madre se sentaba y esperaba pacientemente observando todo lo que ocurría a su alrededor. Después de recibir leche y algo de comer, los facultativos determinaron que el pequeño felino estaba en buen estado. A pesar de ello y por precaución, el caso fue trasladado a un veterinario para llevar a cabo un examen más concreto que confirmase el pronóstico de los médicos.