Fueron a comprar comida para llevar y dejaron una propina de más de 1.000 euros para ayudar al restaurante

Los trabajadores de Colonial Steakhouse, en Arkansas, se encontraron con esta emocionante sorpresa

1 Minuto de lectura

03 de Mayo 2020 / 13:11 CEST

Varios clientes dejan una gran propina para salvar al restaurante The Colonial Streak House

La suma asciende a más de 1.000 euros

© Facebook

El restaurante Colonial Steakhouse, situado en Pine Bluff, Arkansas, está pasando por dificultades debido al coronavirus, como la práctica totalidad de los establecimientos de Estados Unidos. Sin embargo, hace unos días sus trabajadores se encontraron con una agradable sorpresa.

Algunos de sus clientes habituales, sin que fuesen identificados, compraron comida para llevar y dejaron una propina de 1.200 dólares, alrededor de 1.105 euros. Era el importe del cheque que habían recibido como estímulo en estas circunstancias.

Varios clientes dejan una gran propina para salvar al restaurante The Colonial Streak House
La propina asciende a más de 1.000 euros©Facebook

Según se recoge en foxnews.com, la propietaria del restaurante, Dana Gateley, confirmaba que efectivamente se trataba de la totalidad del estímulo. Mientras, Allison Hall, la gerente del negocio, decía que en ese momento “comenzamos a llorar y a agradecérselo porque llegó en un momento en que la mayoría de nuestro personal realmente lo necesitaba”.

Los dueños del restaurante decidieron dar 100 dólares de la propina a cada empleado, unos 92 euros. Una cantidad que percibieron incluso aquellos que no trabajaban ese día.

Este dinero ha sido muy apreciado por todos y Dana, según se recoge en moms.com, reconoce que llegó en el momento perfecto. El asador ha tenido que reducir el número de sus trabajadores pasando de doce a cuatro y actualmente, en momentos de tanta dificultad, solo abre tres días a la semana para que se pueda ir a recoger la comida. Por estos motivos, quienes están al frente cuentan que fue muy agradable poder llamarles con buenas noticias.

Allison reconocía que “hemos estado abiertos durante mucho tiempo, casi 50 años, por lo que somos tercos y no nos rendiremos”, explicó Hall. “No nos vamos a rendir”, insistía.

En la página web del restaurante, Dana explica que cuentan con gran apoyo y que por su local han pasado hasta tres generaciones de la misma familia. Ahora, sin duda, están muy agradecidos porque clientes habituales estén haciendo todo lo posible para ayudarles a salir adelante.