home/EN LA RED

No intentes este truco en casa: un empleado se salta una videollamada… y le descubren

El teletrabajo se ha impuesto durante el aislamiento y las videollamadas están a la orden del día, pero eludirlas puede no ser una buena idea

1 Minuto de lectura

30 de Abril 2020 / 14:04 CEST

Durante la videollamada se cayó y descubrieron su truco

Momento en el que se cae la foto y se descubre todo

© Twitter

Hasta que podamos regresas a nuestros puestos e, incluso, cuando entremos en lo que han bautizado como la nueva normalidad tras el coronavirus, seguiremos desempeñando nuestras funciones desde casa. El teletrabajo ha sido la fórmula adoptada por la mayor parte de las empresas y para ello han empleado diferentes herramientas que facilitan las cosas a sus empleados. Las videollamadas son una de ellas, pero en algunos casos se han convertido en un arma de doble filo.

¿Cómo mantener una reunión con tus compañeros, con un externo o con tu jefe? La respuesta estaba en la tecnología y más concretamente en las variadas aplicaciones de videollamadas que hay en el mercado. Muchos teletrabajos se han cimentado sobre estas herramientas… que a veces pueden jugar una mala pasada.

Desde que arrancó el confinamiento, en las redes sociales hemos sido testigos de historias protagonizadas por trabajadores que iban perfectamente vestidos de cintura para arriba y de otros que ‘olvidaban’ las prendas inferiores. Este caso nada tiene que ver con el vestuario ya que ha descubierto la treta de un trabajador para desprenderse de sus responsabilidades.

  

Cómo saltarse una reunión

El vídeo ha sido compartido por el pianista James Rhodes y aunque no se sabe si la grabación es real o es un montaje, lo cierto es que podría ocurrir. El protagonista en cuestión habría decidido invertir sus horas de trabajo en descansar y para no ser descubierto usó un doble que le permitía ausentarse de la videollamada.

Durante la videollamada se cayó y descubrieron su truco
Hasta aquí, la videollamada parecía normal©Twitter

En el vídeo observamos la pantalla dividida en cuatro huecos ocupados, en un principio, por cuatro personas. Sin embargo, el hombre situado en la esquina superior derecha no es real. Se trata de una foto que se cae en medio de la reunión mostrando que, en realidad, está tumbado en una hamaca disfrutando de lo que parece una cerveza. Mientras una de sus compañeras sigue hablando, comienzan las carcajadas del resto al ser conscientes de lo ocurrido: el truco se había vuelto en su contra.