Este padre da a sus hijos una buena dosis de adrenalina para llevar mejor el confinamiento

Ha dado forma a una instalación deportiva en el interior de su casa para que los niños practiquen uno de sus hobbies y, además, se mantengan en forma

1 Minuto de lectura

28 de Abril 2020 / 09:20 CEST

Aprovechó el hueco de la escalera para montarlo

Son aficionados a los deportes de montaña

© Triangle News

Entretener a los más pequeños de la casa es una de las misiones más complicadas a la que se están enfrentando las madres y padres que viven aislados por el coronavirus. Y es que después de cumplir con sus horas lectivas, los niños tienen por delante un tiempo libre que, a veces, es complicado llenar con actividades estimulantes. Este británico ha encontrado una fórmula cargada de adrenalina.

David Oswell vive en Reino Unido y tiene dos hijos: George y Eddie, de 12 y 11 años respectivamente. Su mujer es enfermera y desde que el Covid-19 llegó a tierras británicas decidieron vivir separados para minimizar los riesgos de contagio. Por lo tanto, los niños están bajo su cuidado y, literalmente, se están subiendo por las paredes.

Aunque esta expresión es sinónimo de aburrimiento, en el caso de George y Eddie significa todo lo contrario debido a un motivo. Su padre ha construido un rocódromo en su casa con un doble objetivo: hacer ejercicio y estar entretenidos durante el tiempo que dure el confinamiento. Lo cierto es que David lleva un tiempo recopilando materiales de segunda mano al mismo tiempo que los reacondicionaba para dar forma a esta instalación.

Aprovechó el hueco de la escalera para montarlo
Al rocódromo casero no le falta de nada©Triangle News

El hueco de la escalera

Y si os estáis preguntando de qué tamaño es la casa en la que vive su familia, lo cierto es que no es una mansión con miles de metros cuadrados. Oswell ha aprovechado un espacio que no estaba aprovechando al máximo: las paredes que componen el hueco de la escalera. Crear este rocódromo le llevó cinco días: cuenta con más de cien asideros y tiene un arnés colgado del techo.

Inicialmente iba a ser un regalo de cumpleaños, pero la situación actual aceleró su construcción y la puesta en marcha con el objetivo de convertirse en un entretenimiento durante el encierro y un elemento perfecto para hacer deporte. No en vano, George y Eddie son aficionados a los deportes de montaña así que, además de mantenerse en forma, practican uno de sus hobbies.