home/EN LA RED

Después de un mes navegando, esta pareja se encuentra con un mundo diferente por el coronavirus

Cuando salieron de las Canarias en febrero apenas había información y al llegar a su destino recibieron un golpe de realidad

2 Minutos de lectura

27 de Abril 2020 / 12:30 CEST

Al llegar al destino, supieron qué estaba pasando

Elena y Ryan en su barco durante el viaje.

© @sailingkittiwake

Elena Manighetti y Ryan Osborne dejaron sus trabajos hace tres años y se compraron un barco para recorrer el mundo surcando los mares. En esas estaban cuando el coronavirus puso todo patas arriba y al intentar atracar en su destino, se encontraron con un mundo completamente diferente al que ellos recordaban.

La pareja salió de las Islas Canarias a finales de febrero de este año y pusieron rumbo a Bequia, la segunda isla más grande del archipiélago caribeño de las Granadinas. Para llegar hasta allí debían recorrer 3.000 kilómetros, un viaje para el que tenían un objetivo: desconectar y disfrutar. No imaginaban que todo sería diferente cuando volvieran a pisar tierra firme.

Un golpe de realidad

Lo cierto es que cuando comenzó su aventura ya sabían algo del Covid-19. Elena explicaba a la BBC que habían escuchado que había un virus en China. “Con la información limitada que teníamos pensamos que cuando llegásemos al Caribe, 25 días después, todo habría terminado”. afirmaba.

Al llegar al destino, supieron qué estaba pasando
Empezaron a ser conscientes poco antes de llegar a tierra.©@sailingkittiwake

Empezaron a ser conscientes de la nueva realidad cuando estaban en alta mar y encendieron sus móviles: “Compramos datos. Recuerdo que Ryan leyó las noticias y nos quedamos boquiabiertos. Al principio fue complicado entender la magnitud de lo que estaba sucediendo. Fue como despertar de un coma”.

Atrapados en una isla

Cuando intentaron atracar en el Caribe, empezaron a vivir en primera persona las consecuencias de la pandemia: muchas islas habían cerrado sus fronteras. Ryan explica al mismo medio que en un primer momento quisieron llegar a tierra en alguno de los territorios franceses: “Incluso en ese momento supusimos que era una medida preventiva debido a la temporada alta. Pensamos que las islas no querían correr el riesgo de que unos pocos turistas infectaran a los lugareños”.

No era así. Tras recorrer varios puertos en los que no pudieron atracar y después de encontrar muchas fronteras cerradas, lograron su misión en el que era su destino inicial: Bequia. Sin embargo, la pareja no puede continuar viajando debido a las restricciones; algo que esperan solucionar antes de que dé comienzo la temporada de huracanes en junio.