PROTAGONISTAS

La travesura de una niña de 10 años que pintó la pared y la puerta de su habitación

La pequeña, que dibujó una especie de alce grande, creyó que a su padre le parecería bien

por Tu otro diario /


David Neale nunca pudo imaginar lo que iba a ocurrir cuando su hija de diez años le pidió jugar con su kit de arte. En un primer momento pensó que podía ser una buena idea porque de esa manera “la quitaría del iPad”, según se recoge en 'Daily Mail'. En su cuenta personal de Twitter, David recreaba la conversación que había mantenido con su hija. Además, de acuerdo con lo escrito en el mensaje, la pequeña creyó que a su padre le parecería bien que utilizara la pared y la puerta de su habitación como si de un lienzo se tratara.

travesuranina

Imagen del dibujo que hizo la hija de David en la pared de su casa (David Neale).

En la imagen se aprecia una especie de alce dibujado en la pared que parece estar de pie sobre una nube. El animal, coloreado de marrón, tiene las patas y las manos casi del mismo tamaño, y la cola, que está pintada con los colores del arcoíris y encuadrada de negro, ocupa la parte central de la puerta de la habitación, de tono blanco. 

RELACIONADO: Más noticias de Interés humano en 'Tu Otro Diario'

El mensaje ha tenido una notable repercusión en la red. Pocos días después de su publicación suma ya más de 283.000 ‘me gusta’ y ha sido retuiteado en más de 41.000 ocasiones. Han sido numerosos los usuarios que han querido dar su opinión. Mientras algunos, en tono de broma, afirmaban que el dibujo era sorprendente y que tenía que animarla a seguir pintando, otros subían fotografías de los dibujos que habían hecho sus hijos en las paredes de sus casas. Incluso había quienes sugerían que, dada su creatividad, redibujase la habitación cuando fuese mayor y también quienes escribían que lo hecho por la pequeña conllevaba “inspiración, planificación y ejecución que, francamente, encuentro admirable”.

En declaraciones recogidas por "Kid Spot", David explicaba que su reacción inicial fue la de tratar de averiguar cómo había hecho el dibujo a escondidas, pero esa sensación se calmó “rápidamente y ahora todos nos estamos riendo a carcajadas”. Ahora queda por ver si en un futuro la dejan seguir pintando en las paredes o si prefieren que perfeccione el alce ya hecho.