PROTAGONISTAS

El emotivo reencuentro entre Katheryn y su perro, que se había perdido hace 12 años

Puso carteles y pasó tiempo yendo a un refugio con la idea de encontrarla, hasta que más de una década después han dado con su mascota

por Tu otro diario /


Se llama Dutchess, es una perra de raza fox terrier y en 2007 salió de la casa en la que vivía con su dueña. No volvió. Katheryn Strang se quedó muy triste. Puso carteles en los que se podía leer que su perra se había perdido y fue con frecuencia a un refugio con la idea poder encontrarla. Ahora, 12 años después, ha vuelto a tenerla entre sus brazos. Según se recoge en 'Washington Post', un hombre se la encontró debajo de su cobertizo, en Pittsburgh, a más de 1.600 kilómetros del lugar de donde salió hace años, en Orlando.

animalysenora

Katheryn, emocionada tras reencontrase con su perro (Humane Animal Rescue).

Lo llevó a un refugio y allí, a través del microchip de Dutchess, supieron que era de Katheryn, quien se había mudado a Boca Ratón, en Florida. Cuando hace unos días se la entregaron comenzó a llorar. Los trabajadores del centro decidieron publicar en su cuenta de Facebook las imágenes de este encuentro tan emotivo y además escribieron “por eso hacemos lo que hacemos”. Mirando a la perra le dijo: “hola bebé. Te eché de menos... tu cara es blanca entera”.

RELACIONADO: Esta repartidora de correo encontró en apenas dos semanas...¡a dos niñas que se habían perdido!

Katheryn explicaba que no se podía imaginar cómo Dutchess había podido hacer todo este recorrido. La perra tiene ahora 14 años y en el momento de llegar al refugio tenía hambre, temblaba y necesitaba un corte de uñas, según contaba Torin Fisher, que trabaja como responsable de admisiones en Humane Animal Rescue. Y añadía que, a pesar de todo, estaba en muy buena forma.

animalysenora2

La perra tiene ahora 14 años (Humane Animal Rescue).

Los empleados del centro pensaron que los dueños, aunque en el chip figuraba que vivían en Florida, se habrían trasladado recientemente a Pittsburgh, donde fue encontrada. Cuando hablaron con la dueña y supieron la verdad se dieron cuenta de lo increíble de la situación. Katheryn contaba que siempre tuvo esperanza de poder dar con ella. De hecho, durante todo este tiempo ha estado pagando 15 dólares al año por mantener activo el microchip. Y aseguraba que lo habría seguido haciendo durante años