PROTAGONISTAS

¡De película! Una mujer se enamora por segunda vez de su marido después de perder la memoria

Sufrió un colapso hace diez años y perdió toda su memoria. Desde entonces, Tracey ha tenido que construir nuevas experiencias con su familia

por Tu otro diario /


Tracey Melinda Deimert tiene 47 años y en septiembre de 2009 sufrió un colapso al pararse su corazón. Seis semanas después se despertó y lo hizo con una pérdida total de la memoria. Desde entonces se dedica a tratar de recuperar la normalidad junto a su marido Garry y sus hijos Cameron y Bradley, de 20 y 14 años, respectivamente. A ella, según explicaba en declaraciones recogidas por "Daily Mail", le encanta “construir nuevas experiencias y verlos crecer… ver a Cameron comenzar su nuevo trabajo, ver a Bradley jugar al rugby. Todo es tan mágico!”. Y añadía que “aprender a interactuar con mis hijos y volver a amarlos fue muy extraño… tuve un instinto maternal hacia ellos cuando los vi por primera vez, pero no sabía quiénes eran”.

tracey1-brunelcare

Tracey Melinda Deimert tiene 47 años (Brunelcare).

Además, ha conseguido enamorarse otra vez de Garry. “Fue fácil conocer y volver a aprender a amar a Garry, era como si nunca me hubiera enamorado de él”, reconocía. Tracey ha mejorado en estos diez años y ya sale a pasear, lee y escucha música. Se acuerda de los episodios de las series que ve y también recuerda las letras de sus canciones favoritas. Quiere seguir avanzando, tanto como lo ha hecho en este tiempo.

tracey2-brunelcare

Tracey y su marido Garry, en una foto del día de su boda (Brunelcare).

Cuando se le pregunta por la experiencia que sufrió por aquel entonces cuenta que no tenía ningún síntoma de que pudiera ocurrir algo así. “Fue como si se hubiese activado un interruptor de encendido y apagado en mi cabeza”, explicaba. Semanas más tarde no recordaba nada, “no sabía quién era nadie, ni mi edad, ni mi nombre… cuando salí del hospital para volver a casa no sabía dónde vivía… tenía la sensación de que esta era mi casa, pero no lo sabía”, apuntaba.

RELACIONADO: El emotivo encuentro de Laurie con su madre biológica 54 años después de haber sido adoptada

Tuvieron que asistirla en todo y con el tiempo fue aprendiendo a ser más independiente. Ahora un día a la semana ayuda en un centro de mayores y lo hace porque su idea es “ayudar a la gente tanto como la gente me ha ayudado a mí”. Tracey es una persona positiva y apunta que entre sus frases favoritas están la de “nunca te rindas” y la de “nunca digas jamás”. De su mujer Garry resalta que siempre está dispuesta a ayudar a la gente.