PROTAGONISTAS

El emocionante reencuentro de dos primos separados hace 75 años por el Holocausto

En los años 40 tuvieron que escapar con sus familias a países distintos y los dos pensaron que el otro había muerto en los campos de concentración nazis

por Tu otro diario /


Morris Sana y Simon Mairowitz, además de muy amigos, son primos. Son judíos y ahora a sus 87 y 85 años, respectivamente, han podido reencontrarse después de mucho tiempo. Cuando eran pequeños lograron escapar con sus familias por separado y los dos pensaban que el otro había muerto en los campos de concentración nazis durante la II Guerra Mundial, según se recoge en 'People'. Fue en aquella época cuando se vieron por última vez. Vivían en Rumanía. Y con el tiempo se establecieron en distintos lugares. Morris en Ra’anana, en Israel, y Simon, en Reino Unido.

morrisysana-leetal-ofer

Morris y Simon se han podido reencontrar 75 años después (Leetal Ofer).

La familia de Morris consiguió dar con algunos parientes a través de las redes sociales y pudieron comunicarse con ellos en Facebook. Al conocer la realidad Simon decidió viajar desde su casa a Israel para ver de nuevo a su primo y amigo. Como se ve en el emotivo video publicado por la nieta de Morris, Leetal Ofer, este entró en una habitación y enseguida se dirigió hacia Simon. En cuanto se vieron, sonrieron y se abrazaron emocionados. 

Tras decirse lo mucho que se alegraban al reencontrarse, Simon cogió la cara de su primo entre las manos como si estuviera reconociéndole y le indicó: “Setenta y cinco años… Es un largo tiempo. Pero ahora nos tenemos el uno al otro”. Todos los que estaban presentes en la habitación empezaron a llorar de emoción. 

RELACIONADO: La sorpresa de un padre, que lucha contra el cáncer, a su hijo en su primer día de clase

La nieta apuntaba en su publicación que aquella escena era una de las cosas más conmovedoras que había visto nunca. Explicaba que su abuelo no pudo encontrar a su primo y estaba convencido de que había fallecido: “no ha visto ni oído nada de su primo en 75 años. Pudimos conseguir que los primos se reunieran hoy. La guerra desgarró a tantas familias y reunirlas en Israel es muy mágico”.

De cara al futuro Simon y Morris, que están felices por lo ocurrido, pretenden seguir unidos y verse todo lo que les sea posible, para recuperar la amistad que tenían cuando eran niños.