PROTAGONISTAS

¡Amor a primera vista! Danielle se enamoró de su guía en el Kilimanjaro y ahora son marido y mujer

Decidió subir el monte para recuperar la confianza en sí misma tras divorciarse de su marido y jamás pensó que volvería a encontrar el amor allí

por Tu otro diario /


Danielle Kiuyo tiene 34 años y decidió ascender el Kilimanjaro con su padre hace unos meses. Quería recuperar la confianza en sí misma después de haberse separado del padre de sus dos hijos. El destino le llevó a conocer en este viaje a su guía. Se llama Alphar y tiene 27 años. Ahora, tiempo después, son marido y mujer. Ella reconocía, en declaraciones recogidas por 'Mirror', que “nunca esperé encontrar un esposo en la cima del monte Kilimanjaro, pero nunca he estado más feliz”. 
En cuanto se conocieron se fijó en que físicamente estaba muy en forma y cuenta que se alegró “cuando descubrí que no tenía novia porque fue amor a primera vista”.

parejadanielle

Danielle y Alphar ahora son marido y mujer (Danielle Kiuyo).

La subida la realizó hace meses, en septiembre pasado. Danielle sabía que el reto no sería fácil, “pero era algo en lo que podía demostrarme a mí misma y a todos que era invencible”. Alphar consiguió que la ruta fuera más sencilla y le ayudó a bajar de la cumbre. Al final de la aventura Danielle creyó que todo se había terminado. A pesar de que, según decía, sintió que estuvieron mirándose durante todo el recorrido, pensó que en el momento del adiós “cuando nos añadimos en Facebook, sería la última vez en verle”.

RELACIONADO: La simpática reacción de unos novios al 'colarse' un invitado inesperado en sus fotos de boda

Sin embargo, ya en el hotel en Zanzíbar, le mandó un mensaje y, para su sorpresa, Alphar le respondió. Se emocionó mucho porque no lo esperaba. Al volar de Zanzíbar a Nairobi, él le dijo que no regresase a casa… le preguntó si podía volver. En ese momento “supe que había algo más y comencé a planear mi siguiente viaje”, contaba Danielle.

danielle_fb

Danielle escaló el Kilimanjaro para recuperar la confianza en sí misma (Danielle Kiuyo).

Antes de Fin de Año fue a verle y en el siguiente viaje, que era el tercero, se casaron. Preguntaron en la notaría si podían hacerlo y días después volvieron con 12 invitados. “Sabía que era lo que quería. Alphar es muy bueno… es mi héroe”, aseguraba, feliz.  Reconoce que la noticia no fue bien recibida por todos sus familiares y amigos, pero cree que después de haberse equivocado en su primer matrimonio no debe tener miedo a arriesgarse.