¡Bebé a bordo! Mientras conducía, Robert consiguió ayudar a su mujer a dar a luz en el coche

El hombre, al ver que no les daba tiempo a llegar al hospital, cogió el volante con las rodillas y ayudó al parto

por Tu otro diario /


Robert Millerbernd y su mujer Nikki acaban de vivir una experiencia que nunca olvidarán. Salieron de su casa hacia el hospital East Cooper porque ella tenía previsto dar a luz. Durante el trayecto todo se precipitó y él aceleró. De hecho, llamó al 911 y, según se recoge en 'ABC News', les dijo que estaba conduciendo a gran velocidad y que no quería que nadie se alarmara. Nikki contaba que, mientras, miraba “hacia atrás con los ojos cerrados… tratando de respirar, intentando no tener el bebé en el coche”.

temaviral

Robert y su mujer con su pequeño (Captura de pantalla de 'ABC News').

El viaje duró cerca de media hora y Robert, al ver que no les daba tiempo a llegar al hospital, cogió el volante con las rodillas y ayudó al parto. “Comenzó a salir… empezó a llorar de inmediato”, decía, según se recoge en 'Fox San Antonio'. Una vez tuvo el cordón umbilical alrededor del cuello, logró desenvolverlo. No tenía una manta para cubrirlo y el bebé estaba muy húmedo. Cuando llegaron al hospital, en buen estado, Robert fue rápidamente a la unidad de emergencias para decirle al personal que en el coche había un bebé.

RELACIONADO: Las redes sociales aplauden el gesto de tres adolescentes con una mujer en apuros

Wyatt, que así se llama el recién nacido, es el cuarto hijo de la pareja y el primer niño. De todos ha sido el parto más rápido porque como recordaba la madre “la primera fue cuatro horas, la segunda cinco horas, la tercera nueve… pensé que este sería más largo”. Wyatt, sin embargo, nació en 40 minutos con un peso de unos 3,2 kilos.

Robert cuenta que en esos momentos contó con un apoyo superior que le dijo que podía conseguirlo todo. “Me dio mucho más de lo que estaba pidiendo”, agregaba.  Cuando Wyatt crezca seguro que le gustará escuchar de sus padres cómo vino al mundo y quién intervino para que todo saliera bien.