PROTAGONISTAS

¡Unidos por el destino! Se conocieron cuando tenían 5 años y ahora son marido y mujer

Hace 19 años, en el patio del colegio jugaban a hacer bodas imaginarias y jamás pensaron que llegarían a casarse en la realidad

por Tu otro diario /


Maggie y Aaron Mimms se conocieron siendo muy pequeños en el colegio y entonces jugaban en el patio. Era el año 2000 en la escuela primaria Alpharetta en Georgia. Ahora, cuando ya tienen 24 años, se han convertido en marido y mujer. Aaron confiesa que el primer día de clase fue cuando comenzó su enamoramiento y Maggie también tiene buenos recuerdos de aquellos momentos. Él es marine y ella enfermera. En 2016 se comprometieron en el patio del colegio, donde con pocos años jugaban a hacer bodas imaginarias, y se han casado frente a 165 invitados, entre los que había algunos amigos de aquella época.

pareja_fb

Maggie y Aaron, en el día de su boda (Maggie Nugent Mimms).

El día fue espectacular y Maggie confesaba, según se recoge en el diario 'Metro', que “nunca, nunca pensé que terminaría casándome con alguien que conocí en el jardín de infancia. El día de nuestra boda fue increíble”. Aaron decía que mientras estaba esperándola tuvo que frenar la respiración. La tensión desapareció cuando la vio andar por el pasillo.

La pareja estuvo saliendo durante la escuela secundaria y lo dejaron porque necesitaban madurar todo. Aaron hacía una comparación de aquella situación con la de comerse un plátano que está bueno, pero que necesita madurar. 
Pocos años después se reencontraron y en ese momento él tenía una relación. Más tarde, volvieron a verse en un supermercado y Aaron le comentó que había terminado con aquella novia. El amor surgió otra vez y Maggie y Aaron comenzaron a salir. 

pareja2_fb

Se casaron en el mismo lugar donde lo hacían cuando eran niños (Maggie Nugent Mimms).

Cuando se les pregunta por cómo ha sido la relación cuentan que no ha sido fácil por las obligaciones militares de él. Maggie decía que al principio estuvieron “meses con cero comunicación porque Aaron entrenaba”. Y explicaban que el hecho de pudiesen destinarlo a algún lugar también les hizo pensar sobre su matrimonio.

Están felices el uno con el otro. De Maggie a Aaron le gusta todo, los ojos, la sonrisa y “cómo me hace sentir por dentro”. Le gusta hasta cuando discuten.  Se siente muy afortunado porque “lo que más deseaba en la vida era aquella niña de la clase”.