La simpática historia de cómo un error en una llamada telefónica ha convertido a Margaret y Callie en amigas

El vídeo del momento en el que ambas se ven por primera vez se ha hecho viral

por Tu otro diario /


Cogió el teléfono y ‘Grandmamma’ Margaret marcó un número pensando que era el de su nieto Barry. Sin embargo a quien estaba llamando por error era a Callie Hall. La primera vez fue a finales de 2017. Callie no cogió el teléfono al no reconocer el número y, después, escuchó el mensaje del buzón de voz. Le devolvió la llamada para decirle que se había equivocado pero no le sirvió de mucho. La abuela siguió marcando el mismo número. “Ella llamaba una vez cada dos semanas para ver cómo estaba Barry… por si necesitaba algo”, describía Callie en Love What Matters, según se recoge en la web 'Southern Living'.

calliemargaret_fb

Margaret y Callie se han hecho inseparables (Southern Living).

Las llamadas siguieron produciéndose. Incluso hubo un día que lo hizo creyendo que iba a felicitar a su nieto por su cumpleaños. Callie volvió a decirle que se trataba de un error, pero cinco días después todo cambió... Margaret dejó un mensaje y en esta ocasión le dijo: “Feliz Navidad, Callie. Averigüé el número de Barry. Gracias por ser mi amiga”.

RELACIONADO: El bonito gesto de los vecinos de Samantha, una niña de 2 años, que aprenden lengua de signos para poder hablar con ella

A partir de entonces Margaret continuó marcando el número de Callie, quien a veces no lo cogía porque le gustaba más escuchar sus mensajes. La razón se debía a que estaba pasando por momentos familiares complicados y oírlos le hacía sonreír. Incluso un día la llamó para desearle una feliz jornada y Callie reconocía que en su cara se dibujó una sonrisa “de oreja a oreja”.

 

Cada semana hablaban alrededor de cinco minutos y no hace mucho la abuela le hizo una propuesta. Le dijo si quería ir a visitarla. Callie y su madre no lo dudaron y allá fueron.  La recogieron en su casa y se fueron a comer. Se lo pasaron muy bien y comprobaron que Margaret era muy simpática. Tanto como por teléfono. Callie se sentía bendecida y muy afortunada por lo sucedido. “¿Quién hubiera pensado que un número equivocado habría creado una amistad tan increíble? La abuela Margaret no solo es una amiga, ahora es familia”, decía.