La valientía de Cameron, que con 7 años se aventuró en la carretera con su bicicleta para salvar a su padre

El pequeño salió a buscar ayuda tras ver que su padre estaba en estado de shock diabético. Ahora todos aplauden la rápida actuación del niño

por Tu otro diario /


Cameron Simoncic tiene 7 años y hace unos días al volver a casa del colegio en Greenville, Carolina del Sur, encontró a su padre en el suelo de la cocina. Estaba inconsciente debido a un shock diabético.  El pequeño lo expresaba así en declaraciones recogidas por la revista 'People': “Mi padre tiene diabetes. Cada vez que tiene estos episodios, su cerebro no puede funcionar”. 

profesorasalvavida

Cameron junto con su antigua profesora, ahora su ángel de la guarda (Keller Hayes Sutherland/Facebook).

Con rapidez se puso a buscar ayuda. Lo primero que intentó fue llamar a los servicios de emergencia pero no lo consiguió porque no pudo desbloquear la contraseña del teléfono. Enseguida fue corriendo a la casa de un vecino para decirles lo que había pasado pero llamó y nadie abrió la puerta. “Llamé a la puerta, pero ninguno de ellos estaba en casa… así que me subí a mi bicicleta y traté de ir a casa de mi abuela”, contaba. Se puso a ello, cruzó varios carriles y llegó a una carretera local. Hasta alcanzar el destino aún tenía que recorrer cinco millas (alrededor de ocho kilómetros). De repente y para su sorpresa, una profesora que le dio clase el año anterior lo vio. 

profesorasalvavida2

Ahora todos aplauden su rápida acción (Keller Hayes Sutherland/Facebook).

Keller Sutherland, que así se llama, regresaba a casa antes de lo habitual y señalaba que al ver a un niño pequeño circulando por la carretera, pensó que debía darse la vuelta para averiguar si estaba pasando algo. Su instinto acertó porque descubrió que se trataba de un ex alumno suyo. Cameron le explicó lo que le acababa de suceder y ella trató de tranquilizarle hasta que llegaron los servicios de emergencia, una ambulancia y los bomberos. El pequeño les indicó el camino para ir hasta su casa y en cuanto llegaron le pusieron una inyección al padre para estabilizar los niveles de azúcar en la sangre.

RELACIONADO: La heroica actuación de Savannah, una niña de solo 3 años que salvó la vida de su madre

Más tarde Keller explicaba que no había tenido un buen día. De hecho se estaba cuestionando si seguir o no como profesora pero el hecho de haber ayudado a Cameron y a su padre le hizo animarse y encontrar de nuevo el sentido de su profesión. “No hay duda de que Dios me colocó donde lo hizo cuando me necesitó”, aseguraba.