La engañaron al decirle que su hija había muerto al nacer y ahora, 69 años después, por fin ha podido abrazarla

El momento en el que Connie y Genevieve se han visto por primera vez ha emocionado a todos

por Tu otro diario /


Genevieve Purinton dio a luz en un hospital de Indiana en 1949 y al preguntar si podía ver a su bebé le dijeron que había fallecido. Ahora a sus 88 años ha sabido que no fue así. Como era madre soltera “le dijeron que yo había muerto. Continuó su vida sin saber que estaba viva”, contaba su hija, Connie Moultroup, en declaraciones a la televisión norteamericana 'CNN'. Connie, después de estar en el orfanato, pasó por muchas dificultades porque su madre adoptiva falleció cuando tenía unos cinco años. Su hija, Bonnie Chase, apuntaba que el sueño que tenía era encontrar a su madre biológica.

madrehija

Connie y Genevieve al fin juntas (Facebook/Connie Moultroup).

En la Navidad del año pasado, Bonnie le regaló la posibilidad de hacerse una prueba de ADN en la página web ancestry.com. y a partir de ese momento todo cambió. “Fue solo un divertido regalo de Navidad y ha cambiado nuestras vidas por completo”, decía Bonnie, según recogen los informativos de la 'NBC'. Aunque al principio parecía complicado cuando finalmente obtuve los resultados, pasé de tener solo tres familiares conocidos (una hija y dos nietos) a 1.600 familiares. Me sorprendió”, añadía Connie. La búsqueda le llevó a contactar con una prima. Le hizo varias preguntas y en una de las respuestas le contestó que Genevieve era su tía y que vivía sola. “No podía creerlo. Iba a conocer a mi madre”, exclamaba Connie.

 

madrehija2

(Facebook/Connie Moultroup).

Le envió una tarjeta con sus datos de contacto y hace pocos meses recibió la llamada de su madre. No olvida cómo fue ese momento. Estaba en la iglesia y aunque no solía marcharse pronto, ese día sí lo hizo. A los veinte minutos de llegar a casa, llamó. Connie recuerda que le dijo: “creo que soy tu madre” y ella respondió: “Oh, Dios mío”. En ese momento quedaron en verse. Ahora, por fin, han tenido la oportunidad de conocerse en la residencia donde vive Genevieve en Tampa, Florida. Se emocionaron y no hicieron más que llorar. Desde entonces, reconocen que ha habido muchas lágrimas. 

Están encantadas de que a través de Ancestry hayan podido conocerse y Connie recomienda que se pruebe porque “no sabes lo que pasará”, apunta. En su caso, sin duda, ha sido muy útil porque ha sabido quién es su madre biológica.

RELACIONADO: Greg ni siquiera sabía que tenía una hija y se ha llevado la sorpresa de su vida 31 años después al enterarse y conocerla