PROTAGONISTAS

Recompensa a la profesora de sus hijas con un inesperado regalo que le hizo llorar

Courtney y su marido querían reconocer toda la paciencia y dedicación que había mostrado con sus pequeñas

por Tu otro diario /


Courtney Adeleye, una empresaria dedicada a los productos de belleza y cuidado del cabello, tiene hijas a las que una profesora le ha dado clases en los últimos años. Explicaba en su cuenta de Instagram que su marido le contó que la profesora había estado cogiendo varios autobuses para ir y venir al trabajo todos los días ¡bajo el sol y el frío!. Le comentó que deberían darle algo, y ella le respondió... “¡no digas más!”.

 

(courtneyadeleye/Instagram).

Courtney y su marido, que es médico, querían reconocer la paciencia y dedicación que había mostrado y, según recoge el tabloide británico 'Daily Mail', decidieron comprar un coche nuevo para regalárselo. Era un Ford Focus de color blanco. El momento en el que se lo entregaron fue grabado por una de las hijas de la pareja. Fueron instantes de mucha emoción. Courtney la invitó a salir al aparcamiento y la profesora, al ver el coche con un lazo azul, preguntó “está bromeando, verdad? Oh Dios mío!”. Courtney le dio las llaves y ella empezó a llorar de emoción. Mientras se abrazaban lo único que acertaba a decir era “no sé qué puedo decir, no puedo creer esto”. Cuando abrió la puerta del coche lanzó una exclamación de felicidad.

RELACIONADO: Una carta derrite el corazón a miles de personas tras la inesperada noticia que recibieron dos hermanos

Courtney subió el vídeo a Instagram donde ha tenido una notable repercusión. Suma más de 65.000 ‘me gusta’ y son numerosos los comentarios que han dejado los usuarios. Muchos escriben que es una gran persona por haber tenido este gesto, otros le dan las gracias por lo realizado. Y hay quien apunta que “tu bondad y amor son inspiradores. Que Dios te bendiga por ser la luz del amor a esta mujer”.

Courtney recalcaba en su mensaje junto al vídeo que “cuando se me pide que defina el éxito… ¡esta es mi respuesta¡ (dar a aquellos sin expectativas)”. Y se refería a la profesora como “la persona más dulce que querrías conocer. Ella dijo que nunca antes había tenido un coche”. Sin duda, un acto de generosidad por partida doble. La entrega y el sacrificio mostrados durante tanto tiempo por quien enseñó a las niñas tuvo su recompensa.