Madre por sorpresa: llamó a urgencias por un terrible dolor y resultó estar de parto

Crystal Amerson pensó que se había intoxicado con la cena del día anterior, pero se llevó la sorpresa de su vida

por Tu otro diario /


Crystal Amerson, una mujer de Florida, se despertó el pasado 25 de marzo con un terrible dolor. No sabía lo que le pasaba y al principio pensó que era una intoxicación fruto de la comida china que había cenado el día anterior. Sin embargo, esta mujer de 29 años  y con un niño pequeño estaba a punto de llevarse la sorpresa de su vida: estaba embarazada de 37 semanas y se había puesto de parto. 

Bebe

El pequeño Oliver poco después de nacer. (Brian Westerfiel /Facebook)

Crystal Amerson narra su soprendente historia a 'People'. En aquella mañana no cesaba de ir y venir del baño por los terribles calambres que estaba padeciendo. "El dolor se intensificaba rápidamente y de pensar que la culpa era de una intoxicación alimentaria pasé a preocuparme porque pudiera ser algo mucho peor". En aquel momento ella y su pareja, Brian Westerfield, decidieron llamar a los servicios de emergencia. Minutos después de subirse a la ambulancia hizo su soprendente descubrimiento: sus dolores no eran calambres, sino contracciones. Estaba embarazada y de parto. 

RELACIONADO: Peleó durante años contra la infertilidad y un golpe de suerte la acabó convirtiendo en madre de siete niños

"El dolor venía en oleadas y era agudísimo. Según pasaban los segundos y era cada vez más intenso y frecuente el enfermero que me atendía y yo nos dimos cuenta de lo que estaba pasando". Si hasta ese momento Amerson pensó que se podía estar muriendo entonces se dio cuenta de que en realidad estaba trayendo una nueva vida al mundo. Pocos minutos después de este increíble descubrimiento dio a luz a Oliver Westerfield, un precioso y sonriente bebé de 2,4 kilos que se encontraba perefctamente sano. "Me lo pusieron brazos hasta que llegamos al hospital". 

Bebé

Crystal Amerson estaba en su semana 37 de embarazo sin haberse percatado. (Brian Westerfiel /Facebook)

¿Cómo es posible llevar un embarazo a término sin darse cuenta? Crystal Amerson ya tenía un hijo de apenas 18 meses cuya crianza la había mantenido muy atareada en los meses anteiores. Las noches sin dormir le explicaban el cansancio. El dolor de espalda era normal, acostumbrada a cargar a su bebé. La mujer cuenta además que su embarazo no se prensentó con los síntomas habituales. "Tan solo gané unos seis kilos durante el tiempo que ahora sabemos que fue mi embarazo. No tenía náuseas por las mañanas, ni me salió barriga", se explica. Reconoce que echando la vista atrás sí puede identificar algunos indicios, pero en el momento no fue consciente. "Trabajaba a tiempo completo y perseguía a mi hijo de 18 meses toda la noche. No tuve tiempo de pararme a darme cuenta de que estaba embarazada, especialmente cuando no presentaba los síntomas típicos". 

Bebé

Crystal Amerson junto con su hijo mayor. (Brian Westerfiel /Facebook)

Ahora tanto ella como su marido se encuentran felices de haber ampliado la familia. No obstante, el regreso a casa con el nuevo bebé y las inesperadas facturas del seguro médico (en Estados Unidos no hay una cobertura sanitaria que se haga cargo de los gastos de un parto) les ha planteado algunas dificultades. Entre ellas su coche: el vehículo que tienen no es apto para dos bebés y no poseen ahorros para comprarse uno. Para ello han abierto un campaña de recaudación en Internet por la que ya han logrado más de 900 dólares (732 euros). Respecto al pequeño Oliver, la madre asegura que está muy bien, come, duerme y sonríe siempre que está despierto. "A mamá y papá también les va bien, pero definitivamente nos debemos una comida casera y una buena noche de sueño". 

RELACIONADO: Las llaman 'doctoras milagro' por sacar adelante a más de 1.300 bebés prematuros cada año en Valencia