Conoció a su príncipe (uno de verdad) en una discoteca: la historia acabó como en los cuentos, en una boda

Ariana no podía sospechar que el chico que acababa de conocer era el bisnieto del emperador de Etiopía

por Ediziones, Tu Otro Diario /


'Eres tú mi príncipe azul que yo soñé'. Así empieza la canción que cantaba en el bosque la Bella Durmiente del cuento. ¿Qué niña que haya visto la famosa película de Disney no ha soñado con conocer a un príncipe y casarse con él? Pues bien, este sueño se ha hecho realidad para Ariana Austin, solo que en una versión algo más moderna.

Facebook

La joven pareja celeberó su matrimonio en una bella ceremonia. (Joel D Makonnen / Facebook)

Ariana fue en diciembre de 2005 a bailar a una discoteca de Washington junto a una amiga. Allí conoció a Joel Makonnen, el bisnieto de Haile Selassie, el último emperador de Etiopía. Según las declaraciones que ambos hicieron a The New York Times, Joel se presentó a las dos jóvenes de por entonces 21 años y les dijo que parecían dos modelos salidas de un anuncio de una ginebra. Cinco minutos más tarde y tras un poco más de conversación le aseguró con firmeza a Ariana: “Vas a ser mi novia”.

Lo que en aquel primer momento no desveló Joel a la chica que quería conquistar fue su estirpe real. Afincado en Estados Unidos, Makonnen llevaba una vida alejada del boato imperial, y su familia hace tiempo que no tiene responsabilidades de gobierno. Pero lo cierto es que está directamente emparentado con la que fuera la familia más importante de Etiopía. Haile Selassie fue el último emperador del país y gobernó el país durante 40 años hasta que fue derrocado en 1974 por un golpe militar.

Facebook

El emocionante momento del beso tras la ceremonia. (Joel D Makonnen / Facebook)

Joel vive ahora y trabaja como abogado en Estados Unidos, pero nació en Roma mientras sus padres, el príncipe David Makonnen  y la princesa Adey Imru Makkonen, se encontraban en el exilio. Después creció y se crio en Suiza. Ariana confiesa que la trayectoria vital de aquel chico que había conocido la impresionó.

RELACIONADO: Lee más noticias virales

Se sintió aún más maravillada cuando conoció los orígenes míticos que la historia atribuye a la que terminaría convirtiéndose en su nueva familia: se dice que su linaje llega hasta la figura bíblica del Rey Salomón y también a la Reina Saba: “Es una herencia y una historia imbatible. Combina el empoderamiento de los negros y la antigua tradición cristina”. 

Makonnen sigue teniendo vínculos con su país de origen donde en 2008, cuando ya su relación con Ariana Austin se había consolidado, montó junto con un tío suyo una fundación en Etiopía para ayudar a los jóvenes a tener mayores oportunidades educacionales y de trabajo.  

12 años más tarde de aquel primer y mágico encuentro en la discoteca y después de varios estudios universitarios, trabajos y 'persecuciones' entre ellos, se celebró por fin el matrimonio. Su noviazgo fue largo porque, según confiesa, Ariana quería dar tiempo al tiempo: “Creo que ambos teníamos la misma sensación de que este era nuestro destino, pero sentí que tenía cosas que hacer antes”.

Facebook

La pareja ha vivido 12 años de noviazgo, aunque ambos se sintieron predestinados desde el primer momento. (Joel D Makonnen / Facebook)

Ariana, que es graduada por la Universidad de Harvard en artes y educación, dedicó parte de esos años a viajar y a formarse. Fue en 2014 cuando finalmente Joel dio un paso al frente y se decidió a pedirle matrimonio, para lo cual compró un anillo de diamantes propio de una princesa y se presentó en casa de sus padres con el regalo en una mano y unos globos en la otra.

RELACIONADO: La millonaria boda de un heredero del mundo de la moda en el Lago Como que duró... ¡tres días!

La boda se celebró el pasado 9 de septiembre por el rito ortodoxo cristiano de Etiopía en Maryland, Estados Unidos, rodeados de familiares y amigos. En la ceremonia, cuyas fotos la pareja compartió en sus perfiles de Facebook, la pareja aparece ricamente ataviada e incluso con coronas. Una historia de cuento, pero que esta vez, ocurrió de verdad.