Un futbolista argentino abandona su carrera para salvarle la vida a su sobrino de 9 meses al donarle parte de su hígado

Alejandro 'Lulo' Benítez era delantero en un equipo de las categorías inferiores del fútbol argentino, pero no lo dudó un segundo y se sacrificó para darle una oportunidad al pequeño Milo

por Tu otro diario /


La familia es lo más importante de todo. Así lo demostró el futbolista cuando tomó una de las decisiones clave en su vida, abandonar su carrera para salvar la vida de su sobrino de 9 meses.

Alejandro 'Lulo' Benítez, de 30 años, jugaba como delantero en el equipo del Club Central Larroque en Argentina y ostenta el título de máximo goleador en la historia del equipo. Toda una leyenda en el campo pero también en su familia, ya que donó parte de su hígado al pequeño Milo, que sufría una obstrucción de los conductos que llevan la bilis del hígado a la vesícula.

Alejandro 'Lulo' Benítez y el pequeño Milo (Alejandro Benítez/Facebook).

Alejandro 'Lulo' Benítez y  el pequeño Milo (Alejandro Benítez/Facebook).

Lo cierto es que la donación de 'Lulo' fue decisiva para la vida de su sobrino. El padre de Milo no era compatible y su madre, hermana de 'Lulo', fue operada cuando era joven del corazón y por lo tanto suponía un alto riesgo. "Somos una familia muy unida, somos tres hermanos. Les dije que no dudaba ni un segundo, que iba a ser yo", así relató Benítez a CNN en Español.

Después de la operación que duró muchas horas, tanto tío como sobrino se reencontraron y la emoción y la alegría les inundó. Benítez empezó a cantarle al pequeño y este le correspondió con una gran sonrisa. "Primero para mí estaba la salud de mi sobrino y no me importaba más nada que mi sobrino", explicó Benítez.

'Lulo' deberá afrontra una larga recuperación (Wilfredo Romani/Facebook).

'Lulo' deberá afrontra una larga recuperación (Wilfredo Romani/Facebook).

Aunque la operación haya sido un éxito, Benítez deberá de afrontar una larga recuperación y la posibilidad de volver al campo de fútbol conllevaría un alto riesgo para él por la posibilidad de recibir algún golpe en la zona operada.