¡Qué tierno! Este niño entendió lo que le pasaba gracias a su amistad con un perrito

El pequeño Carter, de ocho años, tiene vitíligo, al igual que su amigo Rowdy, un simpático perro que le ha enseñado que no pasa nada por ser diferente

por Tu otro diario /


No es fácil ser distinto a los demás. Da miedo. Y a veces no es agradable ser el centro de atención. Sin embargo, ¡no tiene nada de malo! ¡Al contrario!

El pequeño Carter Blanchard, un niño de ocho años residente en Arkansas, fue diagnosticado de vitíligo en 2015. Se trata de una enfermedad autoinmune que hace que determinadas zonas de la piel pierdan pigmentación. Su rostro cambió y, sobre todo, era diferente del de sus compañeros.

@white_eyed_rowdy / Instagram

Conocer a Rowdy le ha cambiado la vida al joven Carter (@white_eyed_rowdy / Instagram)

Su madre, Stephanie Adcock, estaba preocupada. Según comentó a Inside Edition notaba que su hijo estaba inseguro y sufría.

'No es que los niños fueran malos, pero hablaban de lo que observaban y eso empezó a molestarlo’, cuenta.

Carter confesó a Inside Edition que durante un tiempo ni siquiera quería ir al colegio: “Pensé que la gente se reiría de mí”.

Su madre tomó entonces la determinación de ayudarlo. Navegando por Internet encontró la cuenta de Rowdy, un adorable perro labrador de 14 años que padece también vitíligo y cuyas manchas se encuentran además en la misma zona de la cara que las del muchacho. Lo vio claro: debía llevar al muchacho a conocerlo.

Stephanie subió con su hijo a un avión y recorrió los más de 2.000 kilómetros que serpan Arkansas de Oregon, el lugar de residencia del simpático can. Congeniaron inmediatamente y el efecto, según su madre, fue espectacular.

RELACIONADO: Este es Max, el perro que salvó la vida a un chico perdido durante dos días en una sierra mexicana

“Ha dado un giro de 180 grados. Ahora está orgulloso de sí mismo y piensa que los demás tenemos una piel aburrida”.

@white_eyed_rowdy / Instagram

Carter y Rowdy han trabado una relación especial. (@white_eyed_rowdy / Instagram)

La dueña del labrador, Niki Umbenhower, se muestra también encantada con la posibilidad de que su mascota pueda ayudar a los demás. Por eso ha abierto una página para recaudar fondos a través de GoFundMe con la etiqueta #RoadToRowdy para ayudar a aquellos niños y familias afectados por vitíligo, pero que no puedan costearse el viaje hasta Oregon.

RELACIONADO: El emotivo instante en que el pequeño Khane se reencuentra con su perro perdido, en vídeo