La solidaridad de miles de personas le cambia la vida a Kike, un niño asturiano con una enfermedad rara

Kike Gomes es un pequeño gijonés que, gracias a la ayuda de miles de personas a través de las redes sociales, ya corre y hace trastadas. Sus padres lo han agradecido en su perfil de Facebook

por Tu otro diario /


El diagnóstico de Kike Gomes cayó como una losa en su familia. El niño tenía esclerosis tuberosa, una enfermedad rara que hace que le aparezcan tumores no cancerosos en distintos órganos. Los que le salieron en el cerebro le ocasionaban crisis epilépticas incotrolables y le bloqueaban su desarrollo psicomotor.

Ayuda para Kike/Facebook

El pequeño Kike se ha recuperado muy bien de su intervención (Ayuda para Kike/Facebook)

Carlos Gomes y Eva Brandi, guiados por el amor a su hijo, lanzaron una campaña a través de las redes sociales para conseguir financiación y poder acceder a un tratamiento para el niño, que desde que nació es todo un luchador.

Gracias a la solidaridad de miles de personas, Kike ha podido ser operado y se le han extirpado algunos de los tumores que tenía en su cerebro. Se ha recuperado muy bien y recientemente sus padres han querido compartir sus progresos en su perfil de Facebook 'Ayuda para Kike'.

FOTOGALERÍA: Más imágenes de este pequeño pero valiente luchador

En primera persona, como si fuera el niño el que escribe, han explicado: "He cumplido un sueño de mis papás. Me han acostado a dormir la siesta y, como no me apetece, hice lo que tanto llevan esperando: encendí la luz,me levanté, abrí la puerta de la habitación y salí corriendo por el pasillo a buscar a papá y mamá en el salón. Cuando me vieron entrar, estaban tan emocionados como yo: si es que me estoy volviendo un trasto. Os mando muchos besitos y un abrazo enorme a tod@s. Gracias por haberme ayudado a cumplir sueños".

Los padres de Kike han acompañado la publicación con varias fotos en las que se ve al pequeño sonriendo, jugando... haciendo vida normal. Esta familia numerosa (Kike tiene dos hermanas mayores y uno más pequeño) está muy agradecida a las miles de personas que, con su pequeña colaboración, han logrado que Kike siga dando pasos de gigante hacia su recuperación. ¡Enhorabuena, campeón!