PROTAGONISTAS

Tess encuentra su vestido de novia de 150 años de antigüedad gracias al mensaje que puso en la Red

Se casó con el vestido hecho a mano por su tatarabuela, lo llevó al tinte y el negocio cerró. Lo contó en Facebook, el mensaje fue compartido en más de 300.000 ocasiones y, finalmente, la familia pudo dar con él

por Tu otro diario /


Tess Newall se casó hace unos meses y lo hizo con un vestido que sumaba 150 años de antigüedad. Lo había hecho a mano su tatarabuela Dora en 1870.

domingo4

(Tess Newall/Facebook)

Tras la boda, en septiembre, lo llevó a un tinte para su limpieza en seco en Edimburgo, Escocia. Pocas semanas después el negocio cerró. Al enterarse, Tess se quedó abatida, no sabía nada de cómo estaba ni tampoco tenía la posibilidad de localizarlo.

GALERÍA: Un vestido con historia

Comenzó a pensar qué podía hacer para tratar de encontrarlo y se le ocurrió escribir en las redes sociales los detalles de lo sucedido. Creía que el vestido sería vendido y pretendía que los usuarios que leyeran su mensaje titulado ‘Por favor, ayuda para encontrar este vestido’, lo difundieran lo más posible por si alguien se enteraba de algo. ¡Hasta en 300.000 ocasiones fue compartido y su idea logró el efecto deseado!

domingo

(Tess Newall/Facebook)

Los padres de Tess recibieron una llamada del propietario del local, muy amable, que supo de lo ocurrido gracias a la respuesta tan increíble que tuvo el mensaje. Al buscar se encontró con un montón de encaje viejo que le hizo pensar que podía ser el vestido. “Mis padres fueron allí y se alegraron mucho…, no podían creer que estaba el vestido, sin limpiar, y aún con el ticket”, decía Tess en declaraciones a BBC News Channel.

RELACIONADO: Alquiló una película y se encontró con un regalo inesperado y la bella carta de un desconocido

Un representante de la entidad que se hizo cargo de la administración de la tienda les dijo que por cuestiones de procedimiento y dada la situación en la que se encontraba el negocio, se lo tenían que llevar a unas oficinas en Glasgow y que, posteriormente, se lo enviarían a la familia.

Tess volvió a publicar en las redes la feliz noticia con el título ‘El vestido ha sido encontrado’. “Mi familia no puede agradecer a todos lo suficiente por crear este frenesí que nos permitió entrar en la tienda antes de que fuese vaciada”, escribía. Insistía en que nunca pensó en dar con gente tan amable que se pudiera preocupar por algo tan precioso para ella.

Ahora no pierde la esperanza de que el vestido pueda ser limpiado, pero probablemente lo hará un especialista en Londres. En todo caso será “en algún lugar donde no le perdamos de vista”, decía más tranquila. Tess y su familia están felices por volver a tener con ellos el vestido de Dora.